Nature hunt

Esta actividad es perfecta para cualquier época del año, pero hacerla en el principio de la primavera es muy especial.

Con las prisas diarias, a menudo nos perdemos muchos detalles bonitos de la vida que nos rodea. Los niños son capaces de captarlo todo, de sorprenderse con cada novedad. Os proponemos ir o volver a casa cualquier día o un paseo por el parque jugando a esta “nature hunt”. El objetivo principal es desarrollar la capacidad de observación, pero también se trabajan los colores, el lenguaje y la motricidad.

Materiales:

-1 cartulina blanca A4

-Lápices, ceras o rotuladores de colores. Elige los colores dependiendo del tiempo disponible y la ruta que vayáis a hacer. –

-Una lupa (opcional)

Desarrollo de la actividad:

Propón a tu hij@ la actividad y preparad la cartulina, eligiendo los colores. Mejor hacerlo juntos, si es posible.

Cuando empecéis vuestra ruta, recordad el propósito de la actividad: vamos a buscar una cosa (elemento natural) de cada color (flores, hojas, palos, piedras etc). ¡Si además tienes la lupa el peque se volverá un verdadero explorador! Al llegar a casa, podéis pegar los elementos naturales recogidos y colgar o guardar la cartulina para volver a ella cuando ellos quieran.

Esta actividad puede hacerse tantas veces como querías, incrementando la complejidad, añadiendo nuevos colores poco a poco (empezando los primarios, después secundarios, introduciendo colores fríos y cálidos etc)

“Me gusta la forma de trabajo, el respeto que se tiene a cada niño y la ilusión y originalidad con la que se lleva a cabo todo”

Mi nombre es África. Soy valenciana con raíces andaluzas. Soy una persona extrovertida, alegre, muy cariñosa, empática y me gusta ayudar a los demás. Soy madre de una niña de 4 años.

Mi interés por la educación infantil surgió por casualidad ya que yo quería estudiar arquitectura, pero las cosas de la vida me pusieron en el camino de la educación y estaré eternamente agradecida. Trabajar con niñ@s es el trabajo de mi vida. Desde que empecé a hacer prácticas parecía que lo llevaba en la sangre. Me sentía verdaderamente feliz.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a Ituitu?

Siempre he estado en contacto con niños. Mi familia por parte de madre es muy grande y tengo muchos primos. He trabajado de cuidadora, he hecho de canguro los fines de semana, pero realmente mi experiencia en el campo de la educación empezó haciendo las prácticas de auxiliar en el Centro de Educación Infantil Bamby-Abade, donde me quedé a trabajar durante 9 cursos, 2 de ellos auxiliar de aula mientras me sacaba el técnico superior y el resto de tutora de aula de 1 y 2 años. Mientras trabajaba de técnico hice la carrera de maestra y prácticas en el C.P. Padre Catalá, terminando con una nota de sobresaliente. Acabada la carrera, trabajé 4 cursos de maestra en la E.I. Municipal Solc, siendo coordinadora y tutora de aula de 2 años. Después fui directora en la E.I. Gent Menuda durante un curso. Hice un parón en mi vida laboral para ser mamá y después he trabajado como monitora escolar en un comedor escolar con niños de 3 a 6 años durante casi dos cursos, del cual me fui para incorporarme a ituitu.

Tengo bastante experiencia y una visión amplia de la educación ya que he tocado todos los puestos, auxiliar, técnico, coordinadora y directora.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

El balance en ituitu es muy positivo. Ya había trabajado en ituitu antes, durante la escuela de verano del curso pasado y conocía a parte del equipo. Volver a trabajar jornada completa después de haber priorizado la crianza de mi hija durante unos años, no fue fácil pero tras un periodo de adaptación personal, estoy muy contenta con mi decisión. Tanto mis niñ@s como las familias, nos hemos adaptado perfectamente, me gusta mucho la forma de trabajar aquí y estoy muy a gusto con todo el equipo.

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…

Mi clase es RAINBOW, aula de 1 año. Me llevo fenomenal con los peques. Son unos niñ@s maravillosos, cada uno único. Me gustan todas las actividades que llevamos a la práctica ya que la forma de trabajo es muy experiencial y cercana a los niñ@s, siempre teniéndolos en cuenta y respetando sus ritmos y necesidades.

¿Cómo ha sido la adaptación de los niños a tu llegada?

Pues empecé en diciembre y me sorprendió positivamente la rapidez con la que ambos nos aceptamos. Ahora ya me han robado mi corazoncito y todos forman parte de mí. Y por supuesto sus familias también.

¿Cuáles son tus metas para este año?

Mis metas para el resto de éste año es dar lo mejor de mí para que mis niñ@s se vayan desarrollando lo más felices y seguros posibles, a su ritmo y según sus intereses.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Destacaría su capacidad de trabajo, colaboración y creatividad. ¡Es un gran equipo, muy trabajadoras y buenas compañeras! Y sobre todo, destacaría el cariño que tienen por todos y cada uno de los niñ@s del cole!

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál te ha gustado más y cuál esperas con más ganas?

De momento, he vivido Navidad y Carnaval y me han encantado, así es que… ¡ya estoy esperando la siguiente fiesta! Pero la que me hace mucha ilusión vivir es la de Halloween.

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

En realidad, fueron ellos los que se decidieron por mí, pero me gusta todo el centro en su conjunto. La forma de trabajo, el respeto que se tiene hacia cada niñ@, las compañer@s y la originalidad e ilusión con la que se lleva a cabo todo.

 

Salmón con arroz y brócoli

La receta de este mes es una comida completa, servida como plato único.

Una combinación perfecta de proteínas, “grasas buenas” como el omega 3, hidratos de carbono complejos y todos los nutrientes de las verduras verdes.
Es facilísima de preparar, rápida y entra por los ojos porque… ¡es una combinación de colores muy bonita!
Ingredientes: para 4 personas
Medio filete de salmón (dependiendo del tamaño del filete o cuatro porciones individuales)
3 tazas de café de arroz integral
Brócoli
Aceite de olive virge extra
El zumo de medio limón
Una pizca de sal
Preparación:
El arroz integral tarda el doble que el blanco en cocer. Para acelerar el proceso, os recomendamos dejarlo en remojo al menos una hora antes de cocinarlo.
Cuando vayáis a empezar, escurrid el arroz y pasadlo por debajo del grifo para quitarle los residuos de almidón. Poned a cocer a fuego medio (con el doble de agua que de arroz y una pizca de sal) y bajar el calor cuando el agua empiece a hervir. Os recomendamos tener la olla tapada para que el agua se evapore lentamente. Mientras, precalentad el horno a 180 grados y preparad el salmón en una fuente de cristal o barro. Aliñadlo con el zumo de limón, un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal.
Si habéis dejado el arroz en remojo lo suficiente , debería tardar 20 minutos en hacerse. Cuando le falten 10, meted el salmón en el horno.
Cuando le falten entre 3 y 5 minutos, poned el brócoli a cocer al vapor, si puede ser, aprovechando la olla del arroz. El tiempo depende de cómo os guste el punto del brócoli.
Así, todo debería de estar listo a la vez. Comprobad que el punto del salmón está a vuestro gusto. En principio, debería de estar poco hecho por dentro para que no se seque. Para darle un toque un poco más exótico, también podéis añadir un poco de quinoa.
Para los niños, podéis mezclarlo todo a trocitos pequeños. ¡Queda un plato precioso, sabroso y súper saludable!

Espai de Telles

“¡¡Me aaaaa-buuuuu-rroooo!!”

Esas dos palabras, pronunciadas con las vocales exageradamente alargadas, son tal vez las que uno más teme oír cuando intenta que sus hijos pequeños le acompañen a visitar un museo.

Pues bien: ¡fuera miedos!

No las oirá si el espacio expositivo al que los lleva es el Centro de Cultura Contemporánea del Carmen. Porque conscientes de la importancia de ofrecer al público familiar actividades culturales atractivas y de calidad, el Área de Educación y Mediación del Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana puso en marcha esta iniciativa pionera destinada a abrir los museos a un público poco acostumbrado a frecuentarlos: los niños de 0 a 3 años.

Con ese fin, Silvana Andrés y Sonia Rayos, del colectivo Arquilecturas, crearon un espacio destinado al aprendizaje y experimentación artística, inspirándose en la tavola luminosa de Reggio Emilia. Es el Espai de Telles, una sala del centro en la que, con material reciclado de otras exposiciones, como mesas de luz, espejos… se ha creado un entorno en el que los niños pueden experimentar con el espacio y los materiales; jugar con el suelo, concebido como un gran origami; disfrutar de la acción libre y espontánea; y (re)descubrir el espacio como un entorno para la acción y la convivencia con los demás.

Es, en definitiva, un espacio creado por y para los niños, y como tal, antes que explicarlo es preferible disfrutarlo, y sobre todo, ver cómo ellos lo disfrutan. La mejor prueba de ello es que cualquier domingo hay en su interior una pequeña multitud de niños, curiosos e incansables. Conviven en perfecta armonía, cada uno de ellos entregado a la exploración de sus propios intereses, absortos y sonrientes, como pasa siempre que un niño aprende de la mejor forma posible: jugando.

 

Color sorting activity

Children are naturally attracted to discovering and exploring with colours. This activity is a fun way for kids to practice colour recognition and matching which helps tehm develop their visual-spatial intelligence. Through this game they also learn to find relationships between objects, which helps them develop their logical skills, problem solving abilities and critical thinking.

What is visual-spatial intelligence?
Visual-spatial intelligence is one of the 8 intelligences in Howard Gardner’s groundbreaking theory of multiple intelligence.It highlights a person’s ability and capacity to understand, remember, and recall the spatial relations among objects, to think in terms of images, and to orient oneself spatially. People with visual-spatial intelligence are very aware of their surroundings and are good at remembering images, they have a keen sense of direction and often enjoy maps. They also have a sharp sense of space, distance and measurement. Besides, they learn well through visual aids such as graphs, diagrams, pictures and colorful displays and usually enjoy visual arts such as drawing, painting and photography.

The objectives of this activity are to:
– Develop logical and visual-spatial intelligence
– Learn inside-outside concept
– Recognize colours
– Develop hand-eye coordination
– Get familiar with English vocabulary

Material for the activity:
– Paper cardboard
– Hoops (can also be drawn on a sheet and painted)

Development of the activity:
We made flashcards with colourful paper cardboard: we chose red, yellow, blue and green. Then, we placed four hoops on the floor, one of each colour and we assigned the flashcards to each child while naming the colours. The purpose of the activity is to place the flashcards in the right hoop, the one with the same colour as the flashcard.

We can add different levels of complexity to this activity. For example, we can give two items/cards to a child and ask that the matching one goes inside the circle and the different one, is left outside of the circle.

Muffins salados de calabacín y queso

Que los niños disfruten de comer verduras es un reto en la mayoría de las familias. Por eso solemos optar por las cremas y los purés. ¿Qué pasa cuándo te dicen que se han hartado de tus cremitas…como es mi caso? Aunque no sea así, es bueno ir introduciéndolas enteras e ir probando cuáles y de qué manera les gustan más. Estas mini cupcakes son una forma fácil de ir progresando al entero y además las podéis hacer juntos. Son buenísimos snacks o primer plato.

Ingredientes:
1 Calabacín
½ cebolla
1 huevo
150 gr queso rallado
30 gr pan rallado
Una pizca de sal
Necesitarás un molde de magdalenas

Preparación:
Ralla el calabacín y escurre con un paño el exceso de agua, pica la cebolla muy pequeña y bate el huevo.
Mezcla todo y pon un par de cucharadas en cada hueco del molde. Al horno 15-20 minutos. Sácalos del molde para que se enfríen un poco y no se sigan cuajando, ¡y listo para disfrutar!

¡Jugando con nieve dentro de casa!

Se acerca, se acerca… Y por fin llega el tan esperado fin de semana, pero estamos en invierno y se hace pronto de noche, hace frío, llueve… Y nos encontramos con los niños en casa y con muuuuchas ganas de hacer cosas.
Por eso he pensado compartir con vosotros esta propuesta tan sencilla y divertida que hará disfrutar a mayores y pequeños. ¡Vamos a crear nieve artificial dentro de casa!


Se trata de un experimento elaborado con materiales no tóxicos y comestibles. Hacer nieve artificial es tan sencillo como mezclar bicarbonato sódico con agua. Esta actividad favorece la creatividad y es una fuente de estimulación sensorial muy divertida.

Objetivos de la estimulación sensorial:
Desarrollar en el niño la capacidad de “interpretar” la información recibida a través de los sentidos, con el fin de lograr un buen desarrollo psicomotor: motricidad fina, gruesa y coordinación, además del lenguaje, la socialización y su autonomía.

Materiales necesarios:
3 vasos de bicarbonato sódico
1 vaso de agua
1 cuenco
moldes de plastilina, moldes de galletas u otros recipientes.

 

Desarrollo de la actividad:
Se vierten los tres vasos de bicarbonato en el cuenco y se va añadiendo poco a poco el agua. Mezclar hasta tener la textura adecuada. El bicarbonato debe quedar mojado para no pero no encharcado. Por ello os recomiendo ir añadiendo el agua muy poco a poco. Si se guarda en un recipiente cerrado y conforme se va secando, se le añade agua, se puede alargar la diversión por mucho tiempo. Utilizando moldes de galletas, o de plastilina, la diversión para grandes y pequeños está asegurada.
Si elegimos moldes que tengan un atractivo especial en ese momento para los niños (por ejemplo, dinosaurios o la Navidad etc), la actividad tendrá aún más éxito y dará para conversaciones que fomentarán más el lenguaje.

 

Albondigas de berenjena

La temporada de las berenjenas es de octubre a abril, así es que ahora es buen momento para encontrarlas frescas y en su punto. No es una verdura fácil para que la coman los niños y por eso nos gusta tanto esta receta de Guíainfantil.
Además, hacer albóndigas con los niños es una forma divertida de acercarles a la cocina, seguir trabajando su motricidad y sobre todo, que se sientan útiles.
Ingredientes para 4 personas
450 gr. de berenjenas
10 gr. de espinacas (opcional)
1 cebolla pequeña
3 dientes de ajo
4 cucharadas de pan rallado
1 rama de perejil picado
1 huevo
Pan rallado (para la cobertura)
Sal al gusto

Preparación:
1. Pelar y cortar la berenjena en pequeños cubos, o bien triturar con ayuda de la batidora. Mientras tanto, precalentar el horno.

2. Cortar muy fina la cebolla, y sofreír en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio. Cuando comience a estar transparente añadir la pimienta y el ajo.

3. Incorporar la carne de la berenjena y un puñado de espinacas, a ser posible frescas o si no, congeladas. Para descongelarlas, introdúcelas en agua hirviendo y después las escurres.

En caso de que estés cocinando para niños menores de tres años, no añadas las espinacas. No son recomendables por los sulfuros de las hojas.

4. Añadir sal al gusto y dejar que se fría durante unos diez minutos, removiendo de vez en cuando, luego apartar del fuego.

5. Batir el huevo con el perejil. Añadir las verduras y 4 cucharadas de pan rallado para darle consistencia. Formar las albóndigas con las manos.

6. Pasar por pan rallado y colocar sobre una bandeja de horno forrada con papel especial. Hornear durante 10 minutos a 250º.

¿Qué es la disciplina positiva?

Todos los padres y madres quieren lo mejor para sus hijos, pero las mejores intenciones no siempre dan los mejores resultados, ni siquiera los esperados.

La Doctora Jane Nelsen, quien acuñó el término de Disciplina Positiva, cree que cuando los niños no se portan bien es porque sienten frustrada o amenazada su necesidad de pertenencia, amor y atención. Por eso, una reacción inmediata autoritaria por parte del adulto, como un grito, una amenaza o un castigo puede surtir efecto en el momento por el miedo que causa en el niño, pero no es una base sólida sobre la que construir una relación positiva a largo plazo. Tampoco para la autoestima del niño, quien con frecuencia se siente decepcionado consigo mismo por no cumplir las expectativas de sus familias o peor aún, porque durante los enfados de los adultos, tiene que escuchar que es un desastre, malo o cosas por el estilo.

Límites claros, amor y firmeza enseñarán a los niños habilidades para toda la vida, como ser respetuosos unos con otros, ser disciplinados, colaboradores y capaces de resolver sus problemas. Todo ello, sin recurrir al castigo ni al premio, sino al respeto mutuo. Esta es la filosofía en ituitu y somos conscientes de lo difícil que resulta a la mayoría de las familias en muchas ocasiones.

Adentrarse en la disciplina positiva es también toda una aventura personal porque cambiar nuestras conductas, que en muchos casos son patrones aprendidos de nuestros mayores, no es nada fácil, especialmente bajo presión… cuando no llegamos al autobús de buena mañana, estamos agotados por la noche o no vamos a ceder ante el capricho del supermercado. Estar dispuesto a observarse a uno mismo, lo que nos hace saltar y por qué, lo que es negociable y no lo es, lo que se puede prevenir cambiando nuestra conducta y no la del niño, etc… es una de las claves del éxito.

Para ayudarnos con todo esto, nadie mejor en España que Marisa Moya, quien impartirá un taller introductorio en ituitu el 15 y 16 de febrero. Más información en hello@ituitu.es.

 

“Quiero aportar una atmósfera serena, que los niños confíen en mí y se sientan cómodos.

Inquieta, detallista y apasionada de los idiomas, Roberta es una de las últimas incorporaciones al equipo ituitu. A pesar de su juventud, tiene una larga experiencia trabajando con niños, con los que siempre derrocha entusiasmo y una sonrisa permanente.

Haznos una descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Me llamo Roberta, tengo 24 años y soy italiana. Llevo un año viviendo aquí en Valencia. Me mudé para aprender español, dado que siempre he tenido interés en los idiomas. De hecho, en ituitu trabajo como auxiliar de inglés, idioma que he estudiado desde siempre y he perfeccionado participando en el programa Erasmus durante mi carrera. Siempre me ha encantado estar con los niños y cuidarlos, aprendo mucho de ellos y me encanta ver el mundo desde su punto de vista. Nunca paran de sorprenderme, me apasionan las ganas y el entusiasmo que tienen en descubrir y aprender. Cuando estoy con ellos me doy cuenta de que de vez en cuando los adultos deberíamos volver a ser niños para que no nos olvidemos que las cosas sencillas y pequeñas a veces son las más bonitas.

 

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Hace un año y medio me gradué en Educacion infantil, y desde los 18 años he trabajado con niños como cuidadora y también como monitora en un centro infantil. Durante mis estudios he hecho tres prácticas en escuelas infantiles, apoyando a las maestras en las actividades y también durante las rutinas diarias.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Muy positivo, aunque llevo muy poco tiempo. Además, apoyo firmemente la importancia de introducir desde los primeros años de vida la enseñanza de un segundo idioma, en particular del inglés, para poder dar la posibilidad a los niños en futuro de viajar y abrir su mente a nuevas experiencias. De hecho, Ituitu es una escuela multicultural porque hay niños de diferentes países (Holanda, Italia, Francia, Sudamérica…), y esta ventaja nos da la oportunidad de conocer y estar en contacto con culturas distintas a la nuestra.

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…

Estoy en dos clases de 2-3 años, apoyando a las tutoras. Me encargo de organizar actividades en inglés, generalmente centradas en el aprendizaje del vocabulario, a través de imágenes, arte y música. Escuchamos canciones de rutina (good morning and good bye songs, tidy up the classroom, make a circle), de relajación, y aprendemos todos juntos cantando y bailando. ¡Lo pasamos fenomenal y nos encanta! Además, creo que es la mejor forma de aprender un idioma. A muchos les gustan también los cuentos, pasan mucho tiempo hojeando los libros y mirando las imágenes; otros prefieren correr en el patio, que de hecho es un momento muy importante para liberar energía. Lo que más me interesa es que aprendan es cuidarse el uno al otro porque es una edad en la que se pelean, quieren hacerse valer y aún no saben controlar sus emociones. Por eso, quiero contribuir a que entiendan el valor de la ayuda recíproca y cuidarse, quererse, respetar sus turnos etc.

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

Al principio no fue fácil porque había algunos niños que lloraban – los mismos que ahora no quieren irse cuando llegan sus padres. Es un momento muy sensible para ellos porque tienen que separarse de sus familias y de su hogar. Para muchos es la primera vez. Algunos quieren ser mimados, otros prefieren quedarse solos para observar el ambiente y a sus compañeros; cada uno necesita su tiempo y nuestro rol es también identificar y escuchar sus necesidades para poderles dejar su espacio y responder en la forma más adecuada.

 

¿Cuáles son tus metas para este año?

Los educadores tenemos muchas responsabilidades, es un aprendizaje continuo también para nosotros. Quiero aprender a llevar bien una clase, a utilizar técnicas educativas correctas para que los niños disfruten y aprendan; quiero aportar una atmósfera serena, que ellos confíen en mí y se sientan cómodos.

 

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

A veces la cooperación en un ambiente de trabajo donde hay diferencias culturales puede no ser fácil. Sin embargo, sé que puedo contar con mis compañeros en todo momento, y encuentro mucha disponibilidad por su parte. Me impresiona la pasión con la que trabajan, y con una buena organización conseguimos hacer felices a nuestros peques.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?

¡Me encanta la Navidad! Me hace mucha ilusión la atmósfera que hay por la calle porque parece todo mágico. Desde que era pequeña me fascinaban las luces, las canciones y no podía esperar para pasar un rato junta a mi familia. La fiesta de Navidad ha sido muy bonita y  ahora espero con mucha ilusión la fiesta de Fallas.

 

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Lo que más me llamó la atención en ituitu es la utilización de una metodología innovadora, moderna y diferente: un sitio donde se combinan actividades experienciales y sensoriales con el bilingüismo, donde los niños se sienten libres de elegir su forma de expresarse y de aprender. Además, se sigue el desarrollo del cada niño paso a paso, acompañándolo en su crecimiento, proponiendo (y no imponiendo) actividades diferentes según los centros de interés.