Un circuito multicolor

¿Qué trabajamos?

Con esta actividad trabajamos la psicomotricidad gruesa

¿Por qué es importante?

La psicomotricidad es una disciplina educativa basada en la acción corporal cuyo objetivo principal es mejorar o normalizar el comportamiento general del niño/a, facilitando el desarrollo de todos los aspectos de su personalidad. Se plantea la psicomotricidad como herramienta básica para favorecer la formación del esquema corporal, la socialización, la capacidad de interactuar, la autonomía y la adaptación al entorno. A través del propio cuerpo, el movimiento, la postura y el gesto, medios de conocimiento, se favorecen los procesos madurativos biológicos, cognitivos y afectivos, ayudando a conocer y estructurar sus relaciones con el mundo

Objetivos generales:

  1. Tomar conciencia del propio cuerpo como realidad diferenciada de los objetos y de los otros.
  2. Descubrir el placer del movimiento y ser capaces de adoptar actitudes posturales adecuadas a distintas situaciones en la vida cotidiana.
  3. Favorecer la adquisición de habilidades senso-perceptivas y motoras que le permitan el acceso progresivo a las conductas motrices de base: coordinación dinámica, visomotriz y equilibrio.
  4. Adquirir la capacidad de orientarse con su propio cuerpo, y posteriormente, los objetos en los espacios cotidianos.
  5. Crear un clima de confianza que permita al alumnado comunicarse libremente e interactuar sin conflictos.
  6. Potenciar la expresión, de manera que todos y todas tengan la oportunidad de demostrar sus cualidades y jugar roles diferentes.
  7. Organizar el espacio y el material de manera que se facilite el orden en la acción y puedan interactuar sin barreras.
  8. Estructurar el tiempo de manera que el alumnado pueda realizar las actividades y asimilar experiencias.
  9. Crear una estructura en las sesiones que permita flexibilizar las propuestas iniciales para dar cabida a las propuestas del alumnado.

 

¿Cómo se desarrolla la actividad?

La actividad se puede realizar de diferentes formas:
1. Se colocarán las botellas todas en fila y los niños tendrán que pasar con las piernas abiertas dejando así las botellas por el medio de sus piernas
2. Se colocará las botellas separadas en zigzag para que los niños vayan entre ellas haciendo un zigzag
3. Las botellas se colocarán  tumbadas en el suelo dejando un espacio para que los niños puedan ir saltando las botellas, pueden saltar las con los pies juntos o bien simplemente ir pasando el pie de uno en uno.
4. Otra opción es que los niños con lo que las botellas como ellos quieran y puedan jugar libremente.


Anteriormente a esto, los niños habrán rellenado las botellas con agua y pintura esto les ayudará a conocer los colores y a ver lo que sucede cuando se mezclan entre ellos, así como las gamas de colores que se pueden crear.


Otra actividad que se puede hacer también es proporcionarles unos aros de colores y las botellas del mismo color y así ellos poder clasificar los aros y relacionarlos con la botella del mismo color

 

Materiales:

  • Botellas de plástico
  • Agua
  • Temperas
  • Precinto
  • Silicona caliente para reforzar el tapón de la botella

 

 

“Mi objetivo es seguir entendiéndome y comunicándome con los más pequeños de la forma más efectiva y respetuosa posible”

Mi nombre es Marta, Arquitecta Técnica de formación inicial, que descubrió su vocación por la educación infantil y el maravilloso mundo de los niños tras ser mamá en Londres, donde viví durante 7 años. Tras ser madre, como nos ocurre a todas las que lo somos, mi vida dio un giro de 180º. Empecé a tener contacto con diferentes metodologías como Montessori, Waldorf, y algunas otras que, en Inglaterra están bastante generalizadas y que aquí en España, según observaba en mi entorno familiar, de amigos y conocidos, eran, en mi opinión, demasiado desconocidas.

Ese momento supuso un punto de inflexión en mi vida. Como se suele decir, me lié la manta a la cabeza y ya con 30 primaveras decidí dejar un trabajo estable, con un salario bastante decente y apostar de lleno por la educación infantil, con la firme creencia de que otra educación es posible. En la actualidad estoy terminando Técnico Infantil, soy Asistente Montessori y Educadora de aula en Disciplina Positiva. Y, sobretodo, doy gracias a mi familia por el apoyo que me brindan porque no es nada sencillo empezar de cero y con dos mochilas, que es como llamo a mis peques.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?
Durante mi baja de maternidad en Londres (1 año), iba muy a menudo al Children Center, donde aprendí mil y una maneras de fomentar el desarrollo sensorial de los peques. Más tarde a través de la Nursery (escuela infantil) donde los papis podíamos entrar en cualquier momento, a la vez que empezaba mi blog “Mami, juega conmigo” sobre actividades caseras para hacer con nuestros niños en casa.

A partir de 2015, que es cuando nos instalamos en Valencia de nuevo, tuve la suerte de trabajar temporalmente en una escuela Montessori, donde pude conocer su filosofía de primera mano. Por último, he estado compaginando mis estudios y mi papel de mami multitarea con mi trabajo como profesora de inglés para niños en diferentes escuelas de verano.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?
Éste es mi primer año en la escuela y el balance es muy positivo. No paro de aprender cosas, así que… ¡genial!

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…
Trabajo como auxiliar y he estado apoyando en las 3 clases de 1 año. Con la llegada de nuevos alumnos ahora estoy con Stefi con los niños de un año y con Elena en la clase de los bebés. Los conozco muy bien a todos, podría decir una peculiaridad de cada uno, ninguno es igual, son tan únicos!
Me ilusiona mucho cada vez que he llevado a cabo alguna actividad con ellos (aunque mis funciones como auxiliar me dejan poco tiempo para interactuar más) me encantan las manualidades y todo lo que tenga que ver con messy-play y art-craft, así que estoy en mi salsa!!

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?
Los primeros días del curso fueron difíciles para los niños y también para mí, porque me sabía muy mal ver que los pequeños echaran de menos a sus mamás, papás… pero a los pocos días todo era una fiesta, el patio pasó de ser un mar de lagrimas a estar todos bailando ‘5 little monkeys’.

¿Cuáles son tus metas para este año?
¡Sigo en modo esponja! Crecer personal y profesionalmente, hacer mío todo lo que me gusta de cada una de mis compañeras, la experiencia es un grado.
Por supuesto no solo se aprende de los adultos, quiero seguir entendiendo y seguir comunicándome con los más pequeños de la manera más efectiva y respetuosa posible, y finalmente, por supuesto aportar mi granito de arena a esta gran familia.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?
Es una escuela cuyos valores y filosofía de educación totalmente alineada con el concepto de escuela que yo tengo.
Y, en general, el equipo que lo integra, desde Cristina, siempre tratando de mejorar esta escuela hasta cada una de mis compañeras, las cuales veo día a día como se dejan la piel en su trabajo.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?
¡Todas! ¿Por qué escoger una?

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Cuando descubrí Ituitu fue gracias a las redes sociales y a una charla que daban en la escuela sobre inteligencias múltiples, a la cual me apunté, conocí la escuela y la renovación en el ámbito educativo que están llevando a cabo, así que me quedé con el nombre! 🙂

Un desayuno delicioso

Algunos nos habéis preguntado por opciones saludables para el desayuno de los más pequeños de la casa. ¡Así es que os traemos un muesli de lo más delicioso!

Ingredientes (para una ración de adulto)
Media manzana. A nosotros nos gusta la pink lady.
75 gr de copos finos de avena
150 ml de zumo de manzana.

Para servir: yogur griego natural (o el yogur de vuestra elección)
1 cucharada de miel o agave (opcional).

Raya la manzana en un cuenco, con o sin piel, según tu preferencia (para los niños, mejor sin la piel). Añade los copos de avena, mezclándolos bien y, suficiente zumo para que los cubra. Vuelve a remover, tápalo y déjalo reposar toda la noche en un lugar fresco. Cuando estéis listos para desayunar, mézclalo bien de nuevo y añade el yogur y la miel.

 

Si os preocupa que a los niños pueda no gustarles la textura de los copos de avena,se pueden triturar para que quede una mezcla más fina. Asimismo, en lugar de rayar la manzana, se puede añadir en puré.
Para los menores de un año, no recomendamos poner la miel.

También os recomendamos hacer el zumo con una licuadora. Si no podéis, ojo que no tenga azúcares añadidos. Si utilizáis la licuadora, la pulpa de la manzana se puede aprovechar en el muesli. Simplemente comprobad que el plato tiene la suficiente humedad para quedarse blandito y suave. Si no es así, se puede añadir un poco más de zumo o algo de manzana rayada.

Por último, podéis añadir algún fruto seco picado o semillas de lino que son un gran aporte de omega 3.

¡Qué lo disfrutéis!

“Mi vida siempre ha girado en torno a los niños”

Me llamo Elena, estudié psicología y me especialicé en el campo de la psicología educativa y la clínica infantil. El contacto con los niños me hizo desear tener otro tipo de contacto con ellos, más del día a día, y eso me llevó a estudiar Educación Infantil.
Soy madre de dos niñas que cada día me descubren una nueva forma de ver el mundo. Es maravilloso poder ver el mundo desde la perspectiva de los niños… ¡imagínate si además trabajas con ellos!

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?
Mis estudios de psicología me llevaron a trabajar como psicóloga educativa en diversos centros, posteriormente estuve como voluntaria dos años en la Fundación Asindown realizando sesiones de estimulación temprana con bebés. Es un trabajo maravilloso y realmente estimulante.
A partir de ahí empecé a trabajar como profesora de inglés con los grupos de infantil en diferentes coles. Como verás mi vida siempre ha girado en torno a los niños.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?
Llevo en Ituitu desde septiembre. No es demasiado tiempo pero trabajar en lo que te gusta y ver como los niños te reconocen es fantástico. Así que el balance ha de ser bueno

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…
Yo estoy en el aula de bebés. De momento solo hay dos pero en las próximas semanas nuestra pequeña familia crecerá y tendremos el aula completa. Aunque parezcan muy pequeños es en estos momentos cuando todo  comienza. A estas edades el aprendizaje es fundamentalmente sensorial, así que las actividades que realizamos se basan en el desarrollo de todos los sentidos, el tacto, el oído, la vista, el desarrollo psicomotriz, el lenguaje, la relajación a través de masajes… todo ello se trabaja en clase mediante actividades ajustadas a su punto de maduración, porque no podemos olvidar que cada niño evoluciona a su propio ritmo.

En todos los casos se da especial importancia a la adquisición de la lengua y el inglés es utilizado en todas las actividades que se realizan en el aula.
En general las actividades musicales y las experimentales son las que más suelen gustarles. Las canciones y trastear con los instrumentos nunca fallan

¿Cómo ha sido la adaptación de los niños durante esta primera parte del curso?
Muy buena. Los bebés son los que menos se extrañan y eso facilita mucho el proceso. Por otro ladom los padres también ponen mucho de su parte para favorecer que los niños cambien sus rutinas y se adapten lo antes posible. Así que es un trabajo en equipo.

¿Cuáles son tus metas para este año?
Todo avance es un logro cuando hablamos de bebés. Mi meta es que crezcan felices y seguros, y celebrar con ellos y sus padres cada nuevo logro

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?
Se respira muy buen ambiente. Hay ratos para todo y los de risa son geniales
A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso…

¿Cuál esperas con más ganas?
Las navidades sin duda. Son fiestas muy entrañables y cuando hay niños, además son mágicas

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?
He seguido a Ituitu desde que abrieron. Es un centro en el que prima la innovación y el buen hacer. Me gusta su forma de trabajar y cómo se involucran con los niños y sus familias. Ya desde fuera me gustaba. Siempre me hizo especial ilusión trabajar aquí.

Poner la mesa es un juego de niños

En esta actividad que hacemos en ituitu trabajamos principalmente la autonomía. ¿Por qué es importante? Porque el desarrollo de la autonomía personal es un objetivo prioritario en la educación de un niño. Un niño autónomo es aquel que es capaz de realizar por sí mismo aquellas tareas y actividades propias de los niños de su edad y de su entorno socio cultural.
Conquistar su autonomía, proporciona a los niños satisfacción y confianza en sí mismos. Además, desarrollan el sentido de pertenencia al grupo (en este caso, a su familia o su grupo escolar) al sentirse útiles y respetados. Normalmente cuando progresan en este aspecto, también lo hacen en su aprendizaje y relación con los demás.
Un niño poco autónomo es un niño dependiente, que requiere ayuda continua, con poca iniciativa, de alguna manera sobre protegido. Así, pueden acabar presentando problemas de aprendizaje, motivación y autoestima.

Materiales que vamos a utilizar:
– cartulina blanca o de color
– rotulador gordo para marcar bien la silueta
– cubiertos, vasos y plato.
– comida para hacer el juego aún más divertido y completo.

Cómo lo hacemos:
Pintamos en la cartulina la silueta de lo que queramos trabajar, en este caso: cubiertos, vaso, plato y servilleta.
Ponemos la cartulina sobre una mesa baja en la que puedan trabajar cómodamente.
Colocamos cubiertos, platos y vasos a su alcance pero con cierta distancia para que sean capaces de trasladarlos ellos solos.
¡Y ya estamos listos para empezar a jugar! Trabajar hábitos puede ser muy divertido para ellos

En esta actividad hemos utilizado utensilios de plástico pero es recomendable utilizar elementos de verdad y hacer la actividad en tiempo real (es decir, a la hora de comer) para que la contribución sea completa y puedan disfrutar del resultado verdadero de su esfuerzo. Probarlo en casa ¡os sorprenderan!

Una riquísima crema de calabaza para el invierno

Después de varios meses dedicados a almuerzos y meriendas saludables, vamos a centrarnos en los primeros platos. Para este mes de enero, os traemos una deliciosa crema de calabaza con un toque muy especial. Es una receta original de Alexandra Stratou que en ituitu nos encanta.

Ingredientes para 6-8 personas:
Aceite de oliva
1 cebolla cortada fina
1 puerro, cortado fino
1 zanahoria, cortada a rodajas
1 kg de calabaza, pelada y cortada en cubos de unos 5 cm
1 patata, pelada y cortada en cubos
1 diente de ajo, pelado y picado
1 hoja de laurel
1 pizca de canela en polvo
Sal

Cubrimos una olla con una película fina de aceite de oliva, a fuego medio. Añadimos la cebolla, el puerro, la zanahoria, el ajo, el laurel, la canela y sal. Tapamos hasta que empiecen a tomar color. Añadimos la calabaza, la patata y 125 ml de agua (medio vaso). Tapamos de nuevo hasta que la calabaza esté muy blandita. Si durante la cocción se empieza a pegar al fondo, añadiremos un poco más de agua y bajaremos el fuego.
Retiramos del fuego, dejamos enfriar un poco, quitamos la hoja de laurel y los pasamos todo por la batidora o robot de cocina. Si se ha quedado muy espesa, podemos añadir un poco más agua.
Esta receta se puede hacer para menos comensales rebajando las cantidades de los ingredientes.

“Me gusta aportar mi granito de arena para que los niños tengan una alimentación sana”

Soy Zahara, tengo 40 años y soy marroquí. Llevo 17 años en España y estoy enamorada de Valencia. Me considero una persona alegre, positiva y cariñosa. Soy madre de una niña de 9 años que es muy deportista, come de todo y le encanta cocinar, como a mí.
Me interesa la cocina desde muy pequeñita. Mi madre me sentaba en el banco de la cocina cuando ella preparaba la comida y yo intentaba ayudarla. A los 7 años empecé a hacer la tortilla francesa y cobta de verdura. Hacía lo más sencillo. Mi madre es muy buena cocinera y en su época se llevó bastantes premios. Espero llegar a ser como ella.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la gastronomía antes de incorporarte a ituitu? 

Mi experiencia empieza a los 18 años. Estuve trabajando de camarera en Marruecos. Luego, mi madre cocinada en bodas y bautizos y yo la acompañaba para ayudarle. A partir de ahí, quise profesionalizar mis conocimientos e hice un curso de cocina y de manipuladora de alimentos.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Llevo tan sólo dos meses en ituitu. Lo que me atrajo del puesto fue poder cocinar para niños y poder aportar mi granito de arena para que tengan una alimentación sana. Desde que empecé, los días se me pasan volando, lo cual es siempre una buena señal.

¿Qué destacarías del equipo ituitu?

El equipo me ha acogido superbién. Me siento muy apoyada por Amalia, Cris,  Jaime y las profesoras, que son muy colaboradoras. Me gusta mucho que me mantengan informada constantemente de lo que los niños comen mejor o peor. De esta forma, yo puedo ajustar lo que sea necesario y dar el mejor servicio para que crezcan sanos y fuertes. Me encanta ver a los niños cuando salen al patio. Vienen a verme todas las mañanas y yo intento salir siempre de la cocina para saludarles. ¡Es un chute de alegría!

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, Fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?

Me gusta Halloween, especialmente por los disfraces de los niños y porque no se celebra en Marruecos.

¿Cuál es tu meta para este próximo año?

Mi meta principal para este año es mejorar cada día, buscando recetas nuevas. Me gustaría hacer algo típico de mi país, como el cuscús. Es sano, natural y ¡me sale riquísimo! Mi hija empezó a comerlo con un año y aún es su plato favorito.

Nutella casera

Este mes queremos seguir ofreciendo ricas y saludables alternativas al azúcar. Para este mes de Diciembre, nos hemos reservado la reina de las recetas. Nutella casera a base de calabaza y cacao. Esta receta es de nuestra amiga Belén, de cupcakesagogo.

Para dos tarros:

300 gr de calabaza asada
150 gr de avellanas tostadas y peladas
4 cucharadas soperas de caco puro en polvo (nosotros usamos el 100% cacao de Valor)
3 cucharas de miel o sirope de ágave
Si asamos la calabaza en casa: partirla por la mitad y meterla en el horno (precalentado) a 180 grados durante un par de horas. Utilizaremos 300gr de la pulpa de esta calabaza asada.
Ponemos todos los ingredientes en nuestro robot de cocina y a triturar durante unos cinco minutos. No es un proceso rápido porque el rastro de la avellana tarda en desaparecer.

¡A untar y a disfrutar de una merienda sanísima y super sabrosa! Un éxito garantizado con los más pequeños.

Plastilina hecha en casa y ¡comestible!

Se pueden hacer mil cosas con la plastilina, desde números, formas, letras, muñecos…de todo!! Es súper divertida para los peques y los no tan peques. Además no tienes que ir a comprarla ¡la tienes en casa!

Solo necesitas:
3 tazas (o partes) de harina
1 taza (o parte) de agua, caliente a poder ser.
1 taza de sal
1 cucharada de aceite de girasol
y colorante alimenticio para darle color a tu plastilina!
Ahora amasar y amasar hasta que no se pegue a los dedos, puedes añadir un poco más harina según veas tú. Los peques nos pueden ayudar a ´pringarse´ las manos con nosotros.


Después de jugar si nos queda algún trozo vivo, lo hemos de guardar en un contenedor o en film transparente donde no le dé el aire porque sino se secaría y no podríamos volver a moldear con ella. Se quedará gustosita y fresquita durante semanas.

Para realizar figuras sólidas sólo hay que darles formas y dejarla secar, por ejemplo la huella de la manita, un recuerdo que podemos tener para siempre, sin tener que comprar los kits que venden de escayola.
Ánimo! es muy divertido hacerlo juntos y siempre podrás presumir de que es ´hand made´!

Amalia o la pasión por la educación que crece como un baobab

Haznos una breve descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Me llamo Amalia, tengo 36 años y soy Maestra de Educación Infantil. También soy madre de dos hijos fantásticos, una niña de 9 y un nene de 7 años.
Me considero una persona cercana, cariñosa, activa, soñadora, creativa y pasional.
El interés por la educación infantil no es más que aquello que durante toda la vida te acompaña. Desde que tengo uso de razón, he sentido debilidad por los más pequeños. Esos pequeños que no saben nada y que contigo aprenden a hacerlo todo. Los considero mágicos ya que su mera presencia es capaz de llenarme interiormente. Son divertidos, auténticos, fantasiosos, creativos, soñadores, asombrosos… Me gusta agacharme a su altura y escucharlos. Ellos son capaces de ver los detalles de lo cotidiano. Su sentido del asombro ante cualquier cosa es admirable y sorprendente. La infancia es uno de los momentos de la vida más felices y considero que más importantes porque se forja la base de la persona. Creo que es increíble poder acompañarlos justo en ese preciso momento. Y de ahí, surge mi pasión por la educación en la primera infancia.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Mi experiencia empieza muy pronto. A los 16 años ya era monitora del grupo Junior de mi pueblo. A los 18 años comencé a estudiar técnico en educación infantil. Hice 6 meses de prácticas en el Centro de Educación Infantil Solc, el primer sitio donde confiaron en mí. Trabajé allí durante ocho años, como auxiliar, técnico y coordinadora pedagógica. Allí descubrí la verdadera pasión por mi trabajo.
Por eso hice después la carrera de magisterio infantil y trabaje tres años en el Centro de Educación Infantil 2 Hands and feet como maestra. En la última etapa de mi carrera lideré la creación del Centro de educación Infantil Baobab en L’Eliana. Elegí el nombre por la cita de El principito “antes de crecer, los baobab comienzan siendo pequeños” Desde allí llego a ituitu como Directora de la escuela y donde estoy segura de seguir creciendo profesionalmente.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Llevo tan solo tres semanas en la escuela. Creo que como nuestros alumnos a principio de curso, estoy en pleno periodo de adaptación. Este periodo es muy importante, y un tema de gran interés para mí. Espero escribiros pronto más ampliamente sobre él.
Por el momento, puedo decir que cada día conozco mejor a cada niño, lo que me ayuda a sentirme más cercana con las familias. Creo en el gran equipo que forma la escuela porque cuanto más conozco y observo a mis compañeras, más me demuestran que trabajan para ofrecer una educación diferente, cercana, creativa y experiencial. Vamos a trabajar muy bien juntas.
Solo puedo que agradecer a Cristina y Jaime la confianza y la oportunidad de formar parte del equipo. A mis compañeras, el acogerme junto a ellas, y hacerme partícipe de su día a día. Y a las familias, la cercanía, la paciencia, y la amabilidad que me están ofreciendo. Creo que en ituitu hay todo un mundo de posibilidades.

¿Cuáles son tus metas para este año?

Poder aportar a la vez que poder aprender. Crecer juntos, aprender de los niños, de las compañeras, de la experiencia. Poder poner en práctica mis 17 años en la profesión y así poner mi semilla en el proyecto, en el cambio pedagógico que creo que necesita la educación, otro gran tema de debate.

¿Qué destacarías del equipo ituitu?

Partiré de la ilusión de Cristina y Jaime, a la hora de decidir crear una escuela de infantil. Y sentir pasión por la educación, pudiendo llevar a cabo el proyecto, dándonos la posibilidad al equipo de participar, aprender y caminar, hacia la ejecución de una pedagogía firme, activa, experimental y enriquecedora para todos.
He de decir que observo en el trabajo del equipo que se aunan las diferentes aptitudes de cada una de las compañeras, se potencian los esfuerzos, se suma la experiencia de las veteranas con la energía de las nuevas generaciones y todo se pone a merced de un proyecto novedoso. Así surge un trabajo de calidad. Creo que todas tienen algo muy especial para estar en el puesto que desempeñan. Y creo que todas tenemos algo en común: ¡nos encanta nuestro trabajo!

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, Fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?

Todas las festividades tienen su atractivo, ya que todas son motivo de celebración. Personalmente, creo que el festival de fin de curso es el más emotivo. Después de todo un año trabajando, ese trabajo se ve reflejado en la puesta en escena del último festival. La emoción de crear algo grande para que los niños disfruten, a la vez que aprenden desarrollando la parte artística y la dramatización.
Siempre me ha gustado crear festivales de fin de curso, aprovechando y utilizado conceptos trabajados durante el curso. Además tenemos los sentimientos a flor de piel ya que es la despedida de nuestros más mayores que se van al colegio y nuestra labor con ellos termina aquí.

¿Qué te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Yo creo que esta pregunta esta recogida en todas las anteriores.
Desde el feeling con Cristina desde el primer minuto, creo que podríamos estar horas hablando de educación, compartiendo visiones desde diferentes posturas pedagógicas o creando el proyecto perfecto.
Ver el equipo que forman, el compañerismo, la confianza, la organización, los roles asumidos… Es un placer poder trabajar con ellas.
Y por último el reto de poder formar parte de la familia ituitu, siendo participe en la educación de todos los niños y familias de la escuela. Hay que recordar que: “Antes de crecer, los baobab empiezan siendo pequeños”.