¡Bienvenidos a la yogurtmania!

Empezamos el curso con un montón de recetas nuevas que compartir. No obstante, hemos pensado que debemos comenzar con sugerencias que enriquezcan alimentos básicos que encontramos en la mayoría de las despensas de familias con niños pequeños. Para ello, nada mejor que centrarnos este mes en los yogures.

No hay duda alguna que los mejores yogures son los naturales, por supuesto, sin azucarar en modo alguno. Muchos niños los disfrutan tal cual pero también son una gran oportunidad para descubrir nuevos sabores, colores y olores y por supuesto, para comer más fruta.

Aquí os dejamos tres combinaciones deliciosas en forma de purés que se pueden poner encima del yogur o mezclar totalmente para hacer nuestros propios yogures de sabores. Estos purés también se pueden tomar solos y para los más mayores, son perfectos para añadir a un cuenco de cereales por la mañana, con pan tostado en lugar de mermelada, con helados o como base para smoothies.

  1. Manzana, naranja y plátano:

Ingredientes para 150ml:

2 manzanas Gala medianas

1 plátano

Zumo de naranja natural

Pela las manzanas, quítales el corazón con las pepitas y córtalas en rodajas. Haz las rodajas al vapor para que se ablanden – unos 10 minutos, aproximadamente. Cuando estén frías, bate con el plátano y el zumo de naranja natural que necesites para darle la consistencia que más te guste. Es mejor servir inmediatamente.

  1. Manzana y albaricoque:

Ingredientes para 300ml:

100 gr albaricoques deshidratados

2 manzanas Gala medianas

Pon los albaricoques en una olla pequeña con agua que los cubra al ras. Déjalos a remojo toda la noche. Pela las manzanas, quítales el corazón con las pepitas, córtalas y añádelas a la olla. Calienta la mezcla a fuego lento durante unos 10 minutos, removiendo frecuentemente, hasta que la fruta esté blandita. Bate con la batidora hasta obtener una consistencia suave.

  1. Pera y papaya:

Ingredientes para 300 ml:

2 peras

1 papaya

Si las peras están maduras, no necesitas cocinarlas. Simplemente, pélalas, quíteles el corazón y córtalas. Si no están maduras, ponlas al vapor (peladas y cortadas) unos 10 minutos para que se ablanden. Deja enfriar. Corta la papaya por la mitad, quita las pepitas y saca la pulpa. Mezcla bien con la pera antes de pasar por la batidora.

Ofrecer variedad a la hora de comer desde edades muy tempranas ayuda a desarrollar un mayor interés por la comida y un paladar más “aventurero”, así es que os animamos a experimentar con las mezclas que más os gusten.

 

“Me gusta ituitu porque aquí conviven niños de diferentes países, lenguas y culturas”

   

Desde principios de septiembre el equipo de ituitu tiene un nuevo miembro. Se llama Alba y trabajará en la secretaría del centro, ayudando a Jaime y Amalia en tareas administrativas.

Ayúdanos a conocerte un poquito mejor – cuéntanos sobre ti, como eres, que te gusta, tu experiencia laboral
Soy una persona dinámica, optimista y responsable. Me gusta empatizar con la gente y ayudar a que los demás se sientan mejor.
Me gustan mucho los idiomas, es por ello que decidí estudiar Filología, lo que me dio la posibilidad de cursar parte de mis estudios en Italia.
Me encanta viajar, leer, cocinar. Soy amantes de animales. Tengo una chihuahua que se llama Rita y me encanta ir de paseo y jugar con ella.
Anteriormente he trabajado en un despacho multidisciplinar, donde me encargaba de gestiones administrativas y traducción de documentos.

¿Qué te hizo unirte al equipo de ituitu?
Me resultó una escuela muy atractiva, ya que no se parecía a nada de lo que había conocido. Me gustó que fuera un centro donde asisten niños de diferentes países y culturas, y donde se combinan diferentes lenguas.

¿Qué balance haces de este primer mes en la escuela?
Sin duda, muy positivo. Nos estamos familiarizando con el nuevo sistema y espero contribuir a agilizarlo todo. Me gusta mucho atender a las familias y observar la entrada y la salida de los niños y ver cómo reaccionan cada día de manera distinta.
Además, me siento muy bien acogida por  el resto del equipo.

¿Qué expectativas tienes para este curso?
Desempeñar mis tareas de tal manera que tanto el equipo como las familias puedan confiar en mí.

¡Prueba superada!

Termina septiembre y queda atrás el temido “periodo de adaptación”. En realidad, hay niños y familias que se adaptaron a venir a la escuela y a sus nuevas rutinas hace algunas semanas o días y algunos otros que puede que necesiten un poquito más. Un mes es una estimación prudente para que todos estén cómodos y contentos, pero en ituitu somos conscientes de que cada uno es un mundo. Trabajando de forma individual, apoyando a cada familia y valorando las necesidades de los grupos, es como hemos logrado cambiar llantos por sonrisas… ¡y muchas cosas más!
Por ejemplo:
Las familias del aula de Stars no daban crédito al ver una foto del grupo entero sentado, almorzando solitos tranquilamente.
Los niños de Rainbow ya entran con una sonrisa y empiezan a buscarse unos a otros.
 
En el Forest tienen un gran nuevo amigo. ¡El Pollo Pepe les ha robado el corazon!
A los niños de the Moon les funciona genial hacer técnicas de relajación por las mañanas para que el día vaya sobre ruedas.
Los grupos en the City y the Sea ya están de lo más colaborador. En la Ciudad, después de su “good morning song”, leen un libro que ha traído alguien a clase y en el Mar, se han quedado con la moraleja del cuento “¿A qué sabe la luna?, que no es muy distinta a la de los tres mosqueteros.
¿Y los más pequeños del centro?? Se rumorea que Mateo y Uma se han convertido en parte esencial de la rutina de la clase del Mar, donde la frase más escuchada a las 9:00 de la mañana es “Hola bebé”.
A nuestras profes Marta, Amanda y Roberta les da un chute de alegría y ternura interminables y nos han contado que también a algunos otros padres y madres que tienen la suerte de presenciarlo.
Se acaba septiembre y en ituitu, nuestros niños empiezan a construir su comunidad.
¡Gracias a todos por hacerlo posible!