Calabacines rellenos con salsa de piñones

Aunque podemos encontrarlos todo el año, el calabacín comienza su temporada con la llegada del calor. Esta es una receta genial para pequeños y mayores. Fácil, saludable, sabrosa y muy vistosa. Intenta buscar calabacines grandes para poder rellenarlos mejor. Incluso el relleno se pude hacer un día antes.


Ingredientes:

2 calabacines grandes cortados a lo largo
½ diente de ajo picado
1 huevo grande batido
40 gr de Parmesano rallado
40 gr de pan rallado
100 gr de tomates cherry, en cuartos
1 limón: la piel rayada fina para que salgan dos cucharaditas de café de ralladura y 1 cucharada sopera de zumo
4 cucharadas de orégano fresco
35 gr de piñones ligeramente tostados. Para niños menores de dos años, picarlos un poco para evitar riesgos de atragantamiento. Excluirlos en caso de duda de alergia a los frutos secos.
3 cucharadas de aceite de oliva
Una pizca de sal (opcional)

1. Precalentamos el horno a 230 grados, con el ventilador
2. Con una cucharilla de postre, quitamos la pulpa del calabacín, dejándolos con forma de canoa. Para no romperlos, no los rascamos del todo. Los bordes deben tener 1 cm, más o menos. Pasamos la pulpa a un colador, exprimiéndolos con la mano para quitarles el agua. Al final, nos quedaremos con unos 100 gramos de pulpa de calabacín.
3. La ponemos en un cuenco con el ajo, el huevo batido, el queso y el pan rallado. Añadimos aquí la sal, si le vas a poner (cuanta menos sal se le ponga a las comidas para niños, mejor).
4. Añadimos los tomates en cuartos, removemos para combinarlo todo bien y dejamos reposar.
5. En otro cuenco, mezclamos la ralladura de limón, el orégano y los piñones. Ponemos la mitad con la mezcla anterior y separamos el resto para la salsa.
6. Ponemos los calabacines huecos en una bandeja de horno. Repartimos una cucharada de aceite de oliva entre las cuatro partes (y un pelin de sal), rellenamos con la mezcla y horneamos durante 15 minutos, hasta que el relleno esté cuajado y dorado.
7. Mientras los calabacines están en el horno, hacemos la salsa. Mezclamos el zumo de limón y las dos cucharas de aceite que aún nos quedan con la ralladura, el orégano y los piñones. Dejamos enfriar los calabacines un poco cuando salgan del horno y entonces aliñamos con la salsa.

También podemos ajustar el aliño de limón al gusto de nuestros hijos. Por supuesto, ¡podemos decorarlas de forma divertida, añadiendo una vela!

¡A disfrutar!

Salmón con arroz y brócoli

La receta de este mes es una comida completa, servida como plato único.

Una combinación perfecta de proteínas, “grasas buenas” como el omega 3, hidratos de carbono complejos y todos los nutrientes de las verduras verdes.
Es facilísima de preparar, rápida y entra por los ojos porque… ¡es una combinación de colores muy bonita!
Ingredientes: para 4 personas
Medio filete de salmón (dependiendo del tamaño del filete o cuatro porciones individuales)
3 tazas de café de arroz integral
Brócoli
Aceite de olive virge extra
El zumo de medio limón
Una pizca de sal
Preparación:
El arroz integral tarda el doble que el blanco en cocer. Para acelerar el proceso, os recomendamos dejarlo en remojo al menos una hora antes de cocinarlo.
Cuando vayáis a empezar, escurrid el arroz y pasadlo por debajo del grifo para quitarle los residuos de almidón. Poned a cocer a fuego medio (con el doble de agua que de arroz y una pizca de sal) y bajar el calor cuando el agua empiece a hervir. Os recomendamos tener la olla tapada para que el agua se evapore lentamente. Mientras, precalentad el horno a 180 grados y preparad el salmón en una fuente de cristal o barro. Aliñadlo con el zumo de limón, un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal.
Si habéis dejado el arroz en remojo lo suficiente , debería tardar 20 minutos en hacerse. Cuando le falten 10, meted el salmón en el horno.
Cuando le falten entre 3 y 5 minutos, poned el brócoli a cocer al vapor, si puede ser, aprovechando la olla del arroz. El tiempo depende de cómo os guste el punto del brócoli.
Así, todo debería de estar listo a la vez. Comprobad que el punto del salmón está a vuestro gusto. En principio, debería de estar poco hecho por dentro para que no se seque. Para darle un toque un poco más exótico, también podéis añadir un poco de quinoa.
Para los niños, podéis mezclarlo todo a trocitos pequeños. ¡Queda un plato precioso, sabroso y súper saludable!

Muffins salados de calabacín y queso

Que los niños disfruten de comer verduras es un reto en la mayoría de las familias. Por eso solemos optar por las cremas y los purés. ¿Qué pasa cuándo te dicen que se han hartado de tus cremitas…como es mi caso? Aunque no sea así, es bueno ir introduciéndolas enteras e ir probando cuáles y de qué manera les gustan más. Estas mini cupcakes son una forma fácil de ir progresando al entero y además las podéis hacer juntos. Son buenísimos snacks o primer plato.

Ingredientes:
1 Calabacín
½ cebolla
1 huevo
150 gr queso rallado
30 gr pan rallado
Una pizca de sal
Necesitarás un molde de magdalenas

Preparación:
Ralla el calabacín y escurre con un paño el exceso de agua, pica la cebolla muy pequeña y bate el huevo.
Mezcla todo y pon un par de cucharadas en cada hueco del molde. Al horno 15-20 minutos. Sácalos del molde para que se enfríen un poco y no se sigan cuajando, ¡y listo para disfrutar!

Albondigas de berenjena

La temporada de las berenjenas es de octubre a abril, así es que ahora es buen momento para encontrarlas frescas y en su punto. No es una verdura fácil para que la coman los niños y por eso nos gusta tanto esta receta de Guíainfantil.
Además, hacer albóndigas con los niños es una forma divertida de acercarles a la cocina, seguir trabajando su motricidad y sobre todo, que se sientan útiles.
Ingredientes para 4 personas
450 gr. de berenjenas
10 gr. de espinacas (opcional)
1 cebolla pequeña
3 dientes de ajo
4 cucharadas de pan rallado
1 rama de perejil picado
1 huevo
Pan rallado (para la cobertura)
Sal al gusto

Preparación:
1. Pelar y cortar la berenjena en pequeños cubos, o bien triturar con ayuda de la batidora. Mientras tanto, precalentar el horno.

2. Cortar muy fina la cebolla, y sofreír en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio. Cuando comience a estar transparente añadir la pimienta y el ajo.

3. Incorporar la carne de la berenjena y un puñado de espinacas, a ser posible frescas o si no, congeladas. Para descongelarlas, introdúcelas en agua hirviendo y después las escurres.

En caso de que estés cocinando para niños menores de tres años, no añadas las espinacas. No son recomendables por los sulfuros de las hojas.

4. Añadir sal al gusto y dejar que se fría durante unos diez minutos, removiendo de vez en cuando, luego apartar del fuego.

5. Batir el huevo con el perejil. Añadir las verduras y 4 cucharadas de pan rallado para darle consistencia. Formar las albóndigas con las manos.

6. Pasar por pan rallado y colocar sobre una bandeja de horno forrada con papel especial. Hornear durante 10 minutos a 250º.

Arroz basmati con brócoli, huevo y pipas de calabaza.

Aunque normalmente lo encontramos durante todo el año, estamos en plena temporada de brócoli, así es que es más fácil encontrarlo ecológico o de km 0.
De entre muchos platos con brócoli, este es perfecto para toda la familia. Además de sano y nutritivo porque lleva hidratos, proteínas y verduras, ayuda a que los niños descubran colores y texturas en la comida. Una receta fantástica de Juan Llorca que nos chifla.

Ingredientes para 6 personas:

300gr arroz basmati integral cocido
1 cebolla
1 ajo
1 puerro
1 pimiento verde
1 cucharada de postre de pimentón
2 brócolis
1 puñado de pipas de calabaza
3 huevos eco
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Sésamo al gusto

Elaboración:
Ponemos a cocer el arroz mientras preparamos el sofrito y agua a calentar para cocer el brócoli al vapor o en agua con sal.
Ponemos en una sartén un buen chorro de aceite, y hacemos un sofrito con todas las verduras bien picadas hasta que estén pochadas. Añadimos el pimentón, las pipas de calabaza y seguimos salteando.
Una vez el agua del brócoli empiece a hervir, lo cocemos unos 7 minutos máximo. Mientras se hace (y ya con el arroz cocido) añadimos los huevos al sofrito y los vamos cuajando como si de un revuelto se tratase.
Una vez listo, mezclamos todo, poco a poco; el arroz, el sofrito, las pipas, un poco más de aceite, el brócoli recién cocido y unas semillas de sésamo tostado y ¡a disfrutar!

¡El brownie mas sano que hayas probado jamás!

Esta es una receta muy especial. Es un brownie a base de alubias pintas que nuestra profe Ester quiso compartir con todos en una de nuestras reuniones de equipo. Es una deliciosa receta de Magasilvita. Voló inmediatamente, así que pensamos que no podíamos guardarnos este maravilloso secreto solo para nosotros.
¡Esperamos que os guste tanto como al equipo entero!

Ingredientes:
200 gr de alubias negras cocidas (yo he usado de bote y las he enjuagado muy bien y escurrido)
60 gr de cacao en polvo 100%
3 huevos
120 gr de miel – si lo quieres bajo en calorías, usa xilitol al gusto (unas 4 cucharadas rasas) o stevia cooking,  son los mejores para endulzar.
media cucharadita de polvo de hornear
media cucharadita de bicarbonato sódico
1 cucharadita de pasta de vainilla o extracto de vainilla
1 cucharada de tu leche vegetal preferida (almendras, soja o arroz) o incluso leche de vaca
75 gr de nueces a trozos más o menos grandes según te guste a ti
100 gr de trocitos de chocolate.

Ponemos en el procesador de alimentos todos los ingredientes menos las nueces y las chispas de chocolate y trituramos hasta que esté todo finito. Le añadimos las nueces y las chispas y mezclamos con una espátula.
Vertemos la mezcla sobre el molde y podemos decorar por encima con unas pocas nueces más y unas pocas más chispas de chocolate.

Horneado en horno: Tenemos que tener el horno precalentado a 170ºC, una vez caliente horneamos el brownie unos 20 minutos. Lo sabremos cuando al pinchar tiene que salir ligeramente manchadito para que así esté super jugoso, como debe ser un brownie. Sacamos el molde del horno y lo ponemos a enfriar sobre una rejilla.
Horneado en el microondas: Ponemos el horno microondas en la máxima potencia y si tuvieras en el microondas función Crisp o función grill, activalo para que así hornee mejor por arriba. Hornearemos en el microondas durante unos 7 minutos. Sacamos del microondas y ponemos a enfriar sobre una rejilla enfriadora.
Decoramos nuestro brownie con un poco de chocolate.

Rosquilletas de garbanzos

Este mes seguimos con snacks pero esta vez, algo salado. Las rosquilletas de garbanzos son perfectas para los celíacos, nos ayudan a que los niños coman legumbres y son geniales para hacerlas con ellos.
Ingredientes:
-150 gramos de harina de garbanzos
-30 gramos de semillas de sésamo
-40 gramos  aceite de oliva virgen
-90 gramos de agua
-4 gramos de levadura en polvo (de repostería)
– una pizca de sal
Método:
Precalienta el horno.
Mézclalo todo formando una masa homogénea.
Partiendo de bolitas, dale la forma alargada que quieras.
Hornea 15minutos a 180 grados.
¡Y a comer!

Mousse de chocolate sin azucar

Para terminar el curso, os traemos una deliciosa receta de chocolate. Seguramente, uno de los ingredientes más adorados del mundo. Una mousse ligera fresquita es perfecta para las tardes de verano y además no lleva nada de azúcar ¡para chuparse los dedos!

Ingredientes para 4 raciones:
100 gr de chocolate negro
4 huevos
1 pizca de sal

Opcional:
Para adultos, se le puede añadir una cucharada de licor
2 cucharadas de chocolate negro rallado para decorar

Derrite el chocolate al baño maría. Cuando esté listo, retira del calor y deja enfriar un poco.
Separa los huevos. Bate las yemas hasta que estén claras y caigan como un chorro continuo de la cuchara. Añade el chocolate y mezcla suavemente. Si vas a poner licor, ahora es el momento.
Bate las claras con una pizca de sal hasta que lleguen al punto de nieve. Estarán listas cuando le des la vuelta al recipiente y no se caigan.
Añade las claras al chocolate con cuidado, intentando perder el menos aire posible, pero al mismo tiempo, sin dejar restos de las claras sin mezclar.
Transfiere a una fuente para servir o a recipientes individuales. Enfría en la nevera al menos dos horas. Para servir, añade el chocolate rallado por encima ¡A disfrutarlo todo el verano!

Melocotones que saben a caramelo

Con el calor, empieza a llegar a nuestra mesa la rica fruta del verano. Durante estas semanas sigue habiendo fresas deliciosas, ya hay cerezas carnosas y sandías dulces pero es difícil que los melocotones estén en su mejor punto.
Si te encuentras con melocotones o nectarinas algo duros, estas recetas son perfectas para ablandarlos e intensificar su sabor.

Os dejamos la receta más básica y a continuación otra más elaborada.

Ingredientes:
1 melocotón por persona
1 cucharada de café de mantequilla sin sal (para dos melocotones)
1/2 vainica de vainilla abierta por la mitad (para dos melocotones)

Precalienta el horno a 180 grados. Engrasa un pirex de horno con un poco de mantequilla.
Corta los melocotones en mitades y deshuésalos. Ponlos en el pirex boca arriba. Divide la mantequilla entre las cuatro mitades, poniéndola en el corazón de la fruta. Haz lo mismo con la vainilla. Hornea sin cubrir durante 20 minutos, hasta que los melocotones empiecen a caramelizarse.
Quita los trozos de vainilla y riega con el líquido que se haya podido quedar en el pirex. Sirve los melocotones calientes. Están deliciosos con yogur, nata o helado.

Si quieres algo más elaborado pero igual de fácil, extiende una capa de mermelada de moras sin azúcar encima del melocotón crudo. Espolvorea coco rayado, un poquito de piel de naranja rayada y unos trozos de macadamias (si no tienes, utiliza avellanas o nueces). Pon la fruta lista en la bandeja del horno, sobre papel. Pinta ligeramente cada mitad con un poco de aceite de coco o de macadamia.
Hornea durante 30 minutos a 200 grados.
Si quieres probar otras combinaciones, te recomendamos los de ricotta con menta y canela. ¡Para relamerse!

Bombones de calabacín

Ingredientes para unos 12 bombones:
2 cucharadas de aceite de oliva
Medio kilo de calabacín, cortado a cubitos muy pequeños
La ralladura de la piel de medio limón
2 cucharadas generosas de queso parmesano
70 gr de mozzarella fresca
50gr de pan rallado
1 diente de ajo muy picado

Para adultos, añadimos sal y piñones. Precalentamos el horno a 200 grados.
Mientras, calentamos el aceite en una sartén grande a fuego medio/alto. Freímos el calabacín unos diez minutos, hasta que esté dorado. Separamos y dejamos enfriar un poco. Después lo mezclamos con todos los ingredientes. La mezcla es densa y un poco pegajosa.
Hacemos bolas del tamaño de una nuez y las vamos colocando en la bandeja del horno, cubierta de papel.
Horneamos durante unos 15 minutos, hasta que estén dorados.
Se pueden servir calientes, templados o fríos. Solos o cómo acompañamiento.
Son perfectos para los que practiquéis “baby led weaning” porque los pueden coger con las manos fácilmente y son blanditos.
Se pueden congelar sin hornear.