¡Qué frío!

Cuando a principios de este año los meteorólogos anunciaron que el mes de enero sería el más frío en décadas, algunos nos hicimos la ilusión de que veríamos la ciudad cubierta de blanco. Y aunque al principio estábamos un poco decepcionados porque no nevó en Valencia… nos pusimos muy contentos cuando vimos que… ¡en ituitu sí!

¿Cuáles fueron las causas de tan misterioso y localizado fenómeno metereológico? ¿Tal vez el caprichoso microclima de nuestro patio? ¿O una repentina y prodigiosa capacidad de nuestro equipo  para controlar los elementos atmosféricos?

La verdad es que lo que hizo que nevara en ituitu fue… la ilusión.

Los que habéis llevado a vuestros hijos a ver la nieve sabéis la carita que se les pone cuando la ven. Y nos apetecía ver nosotros también esa sonrisa. Así que este mes hemos hecho un montón de actividades relacionadas con la nieve. ¡Los niños las han disfrutado como enanos!

De modo que ahí van algunas pistas por si queréis repetirlas en casa y hacer que nieve en el salón o hiele en la cocina 😉

Pintura con hielos de colores

Es una forma de trabajar el cambio de temperatura y las diferencias entre frío y calor. Al mismo tiempo desarollan su parte artística dándole color al hielo y pintando.

Muñecos de nieve (con espuma)

Los hemos hecho utilizando espuma de afeitar previamente congelada. Con ellos hemos querido experimentar el tacto de una textura lo más parecida posible a la nieve, y de paso desarrollar su parte creativa, al mismo tiempo que trabajamos la inteligencia natural y espacial. ¡Nos han quedado muy chulos!

Muñecos de nieve (con arroz)

Cada niño iba dándole forma a su muñeco con el arroz, en una actividad que potencia la destreza oculo-manual y sirve también para desarrollar la inteligencia lingüística, ya que los niños iban hablando sobre las diferentes prendas de invierno a medida que se las iban colocando. ¡Y de qué manera! Nos quedaron tan monos como los de espuma o más 🙂

Copos de nieve

Las clases de un año han trabajado con Marta, Sofía y Susana el cambio de temperatura durante el invierno y la diferencia entre frío y calor a partir de los copos de nieve, con una actividad manipulativa a través de la que fomentamos las inteligencia espacial y la naturalista.

Además, hemos aprendido vocabulario relacionado con las prendas de invierno (gorro, bufanda, guantes, abrigo…) y también hemos practicado cómo se usan y a qué parte del cuerpo corresponden.

En la clase de La Granja, Simona ha trabajado el invierno con varios talleres:

-Winter’s colours, en el que los niños desarrollaban la sensibilidad por los colores de la naturaleza en invierno.

-“Las cuatro estaciones”: escuchamos la música de Vivaldi y sonidos de la naturaleza en el invierno, y trabajamos la sensibilidad a los cambio de ritmo y melodía, relacionándolos con las emociones que nos provocan las estaciones y la música, para favorecer así la inteligencia musical e intrapersonal.

Gracias a todas estas actividades el gélido invierno está resultando ser la más divertida de las estaciones… ¡y hasta estamos impacientes por que llegue la próxima ola de frío!

“Hemos superado el reto de hacer comida casera en un centro educativo”

En ituitu consideramos que una alimentación variada y saludable es crucial para el correcto desarrollo infantil. En nuestros menús, que diseñamos siguiendo las pautas de un nutricionista infantil, nunca encontrarás zumos de brik, bollería industrial o palitos de pescado. La comida se elabora en el centro, con productos frescos y de temporada. Platos clásicos de nuestra cocina como el arroz a banda, el pastel de pescado o los crepes de atún tienen ya una legión de pequeños fans que se chupan los dedos cada vez que se los ponemos en la mesa. La principal “culpable” de esto es Maribel, nuestra cocinera. Ella es la responsable de que nuestros peques disfruten por igual de las hamburguesas que de las berenjenas, o de que prefieran un batido de frutas a un donut de chocolate. Por eso, Maribel es para nosotros una pieza fundamental del equipo ituitu, y su trabajo en la cocina, tan importante como el que sus compañeras profesoras hacen en las aulas.

Hola Maribel, haznos una breve descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la cocina.

Desde pequeña me ha gustado la cocina y cocinar para los demás. Hace ocho años, aproximadamente, decidí estudiar cocina y empecé a dar mis primeros pasos en este maravilloso mundo repleto de sabores.

Me gusta cocinar todo tipo de platos y probar nuevas combinaciones. Mis preferidos son los arroces, tanto tradicionales como novedosos; y reconozco que lo que menos me gusta preparar son las croquetas… ¡pero a los niños les encantan!

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Estos casi cuatro años que llevo en ituitu han sido un continuo camino de aprendizaje, sobre todo en cuanto a planificación y organización. Además he podido llevar la cocina “de casa” a un centro educativo, lo cual es todo un reto. Creo que, con ayuda de todo el equipo, hemos conseguido que los niños coman en el centro el mismo tipo de comida casera que comen cuando están con sus familias.

¿Cual es tu función en el centro? ¿Cómo te llevas con los peques?

Elaboro lo que cada día comen los niños en la escuela partiendo de productos naturales y lo menos preelaborados posible. También llevo la comida al comedor, por lo que todos los días veo a los niños y puedo interactuar un poquito con ellos. Me encantan esos momentos tan alegres, cuando les pregunto si tienen hambre, o si se lo han comido todo. ¡Y son tan sinceros!

¿Cuáles son tus metas para este año?

Espero seguir mejorando en la elaboración de las comidas para que nuestros niños crezcan sanos y aprendan a comer de forma saludable y equilibrada.

¿Qué destacarías del equipo de Ituitu?

Su alta implicación en el funcionamiento del centro y en la evolución de los niños. Cada niño es importante y cada persona del equipo es importante.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?

Todas las fiestas que se organizan en el centro me gustan, pero me ilusiona de forma especial la actividad de la granja. Durante un día los animales se instalan en Ituitu y la escuela se transforma y se llena de vida. Es impresionante ver la expresión de los niños cuando tienen tan cerca a los animales y pueden verlos, tocarlos o darles de comer.

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de Ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Yo destacaría la variedad en el menú de comidas. Cada mes se elabora un menú distinto, con los productos de temporada de ese mes. Incluso a lo largo del año se introducen elaboraciones nuevas, o se descartan otras en beneficio de que los niños coman mejor.

También se tiene en cuenta las particularidades de cada niño: intolerancias, alergias, si algún día precisan de una dieta especial…

Todo esto hace de este trabajo un reto diario que hay que superar y eso me gusta.

 

Propósitos para el nuevo año

Muchos encontramos en un ciclo que comienza la energía y la motivación para plantearnos nuevos retos. En realidad, en ituitu pasamos por este proceso cada mes de julio, cuando hacemos balance global del curso que ha acabado y establecemos los objetivos para el curso siguiente. No obstante, la llegada de enero marca el principio del segundo trimestre y es un momento ideal para repasar cómo vamos y recalibrar lo que sea necesario.

Para el equipo de ituitu, lo más importante es la experiencia que las familias viven con nosotros. Hemos llegado al final del 2016 con los niños adaptados y disfrutando de su entorno y sus rutinas. Hemos llevado a cabo una encuesta de satisfacción muy detallada y también el feedback de las familias es muy positivo. Sobre esta base de confianza en lo que estamos haciendo y cómo se está llevando a cabo, podemos continuar evolucionando.

Tres son las áreas en las que nos estamos centrando este curso:

  • El entorno en las aulas: comenzamos el curso con la clara proposición de transformar nuestras aulas en espacios aún más interesantes para los niños, más acogedoras y que les transmitian ganas de explorar. Lo hemos hecho eliminando juguetes y mucha de la decoración, introduciendo más recursos sensoriales, fundamentalmente materiales Montessori, y reorganizando los espacios a su medida. Es necesario que gestionar la cantidad de material que los niños tienen a su alcance para que puedan manipularlo, entenderlo y llegar a dominarlo sin sentirse abrumados por demasiadas alternativas.

  • El patio: queremos continuar dotándolo de oportunidades que fomenten la exploración sensorial. Nadie como los propios niños para indicarnos qué necesitan y qué les interesa. Hemos puesto un módulo táctil en la pared, con un montón de texturas, con el que interactúan mucho. Hemos delimitado un aparcamiento para los vehículos para que el orden no sea algo sólo pertinente al aula, y ya pueden disfrutar de su “tipee” para descansar. Estamos considerando otras opciones, como el uso del agua. ¡El reto es mantenerlos secos con el frío que aún hace!

  • Desarrollo del movimiento: hace ya tiempo que venimos dando mucho protagonismo al desarrollo de la autonomía de los niños. Sabemos que cuanto más autónomos son, mayor es su confianza en el entorno y en sí mismos, y mejor es su autoestima. No obstante, el desarrollo de la autonomía depende directamente del nivel de movilidad del niño.

Coger su vaso, servirse agua o ponerse los zapatos, depende de la capacidad de movimiento de sus manos. Subir sola al tobogán o poder llevar su silla de un lado a otro, sin ayuda de un adulto, de su motricidad gruesa. Al mismo tiempo, el desarrollo del movimiento implica una mayor capacidad de manipulación (si puedo alcanzar el objeto que quiero, ¡lo podré explorar!) y de amplitud de horizontes (ahora que me desplazo, puedo descubrir todos los rincones). De este modo, el movimiento global contribuye en gran parte a la visión del mundo que los niños van creando. Por tanto, hay una relación directa entre el desarrollo motriz y el desarrollo psicológico infantil. Para reforzar lo que ya venimos trabajando, estamos invirtiendo en mobiliario especializado. Los primeros muebles Pikler y la famosa tabla curva llegan en febrero. ¡Tenemos muchas ganas de estrenarlos!

Mientras tanto, seguiremos trabajando en el mejor propósito que se nos ocurre, el mismo que nos hemos hecho año tras año, curso tras curso: que ituitu sea la mejor escuela posible para vuestros hijos.

“Por encima de todo, quiero que se sientan queridos y protegidos”

Simona derrocha dulzura, es una apasionada de su trabajo y tiene las ideas muy claras. Su experiencia trabajando con niños discapacitados y las teorías de María Montessori -italiana como ella- son la base de su enfoque pedagógico.  Reparte sus atenciones entre los dos bebés de “The Farm”, una clase a la que muy pronto llegarán nuevos compañeros.

Haznos una breve descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Soy Italiana, de Sassari, en la preciosa isla de Cerdeña y tengo dos hijos ya mayores.

Me considero una persona que se empeña mucho en las cosas que decide hacer y siempre intento cumplirlas a niveles muy altos. Esto me hace una persona muy exigente conmigo misma.

Desde pequeña, siempre he tenido mucho “feeling” con los más peques. ¡A los 8-9 años tenía a mi alrededor muchos niños de 2-3 que querían casarse conmigo! Siempre he sabido que ésta era mi vocación.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Mi primer amor es la educación especial. En Italia, tuve la suerte de trabajar mucho con niños y muchachos con diferentes discapacidades. Fueron los años que más me formaron: lo que aprendí de ellos y de las relaciones entre niños sin discapacidad y con discapacidad es mi guía hasta el día de hoy. En Italia también gestioné un camping diurno para niños de entre tres y trece años. Los últimos años en mi país los dediqué a perfeccionarme en didáctica para niños con trastornos del aprendizaje (dislexia y déficit de atención). Ya en Valencia, hice dos periodos de prácticas en escuelas infantiles… ¡y me enamoré de esta maravillosa ciudad!

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Llevo en Ituitu tan solo un trimestre y… ¡¡estoy encantada de trabajar aquí!! Me permite desarrollar mi línea pedagógica que es muy “montessoriana”. Muy pocas personas en esta profesión pueden trabajar de acuerdo con su propia filosofía y me alegro de tener esa suerte.

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…

Soy la profe de la clase de los bebés, The farm. Aunque el aula está llena para el resto del curso, a día de hoy solo tengo dos niñas y la semana que viene se incorpora una más . Con ellas hablo todo el día en inglés. Son niñas muy buenas y espabiladas aunque tienen caracteres y preferencias diferentes. Las actividades son fundamentalmente sensoriales porque a esta edad van descubriendo el mundo a través de los sentidos (reconocimiento de objetos al tacto, coger y tirar, reconocimiento de sonidos, coordinación ojo-mano, etc…) Ya las pongo en contacto con el arte, escuchan música clásica y ópera, y a corto plazo empezaremos con las imágenes. Creo en la educación “en la belleza”. También a esta edad es primordial el desarrollo motor y sentar las bases de la adquisición del lenguaje. Por eso, tienen libertad de movimiento en el aula y las estimulo con retos a su medida. Tampoco dejo de hablarles y vamos aprendiendo a asociar palabras y conceptos, como las partes de la cara o los objetos más cotidianos.

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

Tengo suerte: los bebés son los que mejor se adaptan. Extrañan muy poco y se acostumbran muy pronto. Mis nenas están siempre muy contentas de estar aquí. Pero tengo que reconocer que el trabajo de equipo con los padres fue de gran importancia. Para los padres nunca es fácil dejar a su bebé: confiaron en nosotras y transmitieron mucha tranquilidad a las niñas.

¿Cuáles son tus metas para este año?

Los bebés son los que más se desarrollan en tan solo un año. ¡Empiezan solo pudiendo estar tumbados y acaban caminando, hablando y haciendo un montón de cosas solitos! Intento que mi clase conozca y entienda sencillas frases en inglés y que tenga autonomía en las cosas básicas como es desplazarse (andando o gateando), sentarse, comer o poder expresar su voluntad. Por encima de todo, quiero que se sientan queridos y protegidos. Este sentimiento de seguridad será la base de su autoestima.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Considerando que soy la última en llegar, todas han sido muy amables conmigo. El ambiente de trabajo es muy alegre y divertido.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?

¡Fallas! El año pasado, mi primer año en Valencia, estuve de vuelta en Italia por esas fechas y me perdí lo mejor. ¡Estoy deseando vivirlas!

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

El respeto por los ritmos de los niños. Es una cosa fundamental. Cada uno es diferente y cada uno tiene maneras diferentes de aprender y de llegar a las cosas. Respetar eso significa reconocer el niño como individuo, ayudarlo a aprender y también, a ser, algún día, una persona respetuosa con los demás.

 

Cinco consejos para acertar con los regalos de navidad

Ya llega la Navidad y con ella las dudas sobre qué regalar a los más pequeños de la casa. Los niños de 0 a 3 años están en la etapa evolutiva más importante de su vida: pasan de una dependencia absoluta de la madre a ser autónomos, pudiendo hablar, andar, correr, comer, vestirse o tomar sus propias decisiones. Su tarea principal es descubrir el mundo… ¡y ése es un trabajo a tiempo completo! Los juguetes también pueden ser fantásticas herramientas de aprendizaje, si los elegimos bien. Con ellos nuestros niños experimentan y descubren el medio que les rodea.

juguetes-ecologicos-02

Sabemos que a veces es difícil acertar y por eso os dejamos cinco consejos que os ayudarán a conseguirlo:

  1. Elige regalos apropiados para cada edad.

libro-texturas

Para que les resulten interesantes, los juguetes deben acompañar cada etapa de su desarrollo:

  • De 0 a 12 meses. Es el periodo álgido de desarrollo del movimiento y de los sentidos. Por tanto, recursos que estimulen la percepción sensorial como mordedores, libros de texturas diferentes, sonajeros o las pelotas con agujeros para que las puedan coger bien, son los mas recomendables. También encontrarán interesantes los apilables.

pelota-con-agujeros

  • De 1 a 2 años. La capacidad de movimiento del niño ha evolucionado mucho y ya puede desplazarse por sí mismo. Ahora quiere perfeccionar su equilibrio y su velocidad. También tiene mayor destreza y puede manipular más objetos. Este es el periodo sensible del lenguaje y de la coordinación ojo-mano.

martilleo

Por esto, son ideales los puzles, las cajas con ranuras para meter monedas, los juguetes para martillear, los objetos para abrir y cerrar, los cuentos, las construcciones y los elementos de empuje y arrastre como carretillas o bicicletas. Las figuras de animales se pueden usar para enriquecer su vocabulario.  El tenerlos por grupos (los de granja, los de mar, los de la selva…) facilita que además se establezcan relaciones. Se puede ir enriqueciendo, añadiendo las crías (así, aprendemos vaca y ternero) o sus “casas” (caballo y establo).

juego-de-arrastre-vaca

  • De 2 a 3 años. El niño gana rápidamente autonomía, avanza en el lenguaje y en sus capacidades motrices e intelectuales. Empieza su interés por relacionarse con otros niños y se despierta su curiosidad por la música, las historias y el dibujo.

pintura_dedos_alerta

Encajables como las muñecas rusas, construcciones, puzles más complejos, juegos de enebrar, bancos de tuercas y tornillos para enroscar, rompecabezas, juegos de emparejar o clasificar, tizas, pinturas de dedos, disfraces… son perfectos para esta edad. También los balones les pueden proporcionar horas de diversión. Añade a los animales sus crías y sus casas para seguir enriqueciendo el lenguaje. Los cuentos y los instrumentos musicales podrán acompañarles siempre.

  1. Ve más allá y haz regalos acordes con cada niño.

juguetes-madera

Observa detenidamente al niño y dale más de lo que le interesa. ¿En casa pasa ratos apilando los rollos de papel higiénico? Elige construcciones. ¿Está constantemente abriendo y cerrando cajones? Regálale objetos para abrir y cerrar. ¿Quieres fomentar la lectura pero a él le gusta el fútbol? Busca un cuento sobre su deporte favorito.

  1. Juguetes sencillos y de materiales naturales.

juguetes-madera_animales

A veces pensamos que el juguete será mejor cuanto más sofisticado, pero es justo al contrario. La sobreestimulación sensorial cansa a los niños. No os recomendamos juguetes con luces, movimiento y sonido, a la vez. Elige lo que quieres fomentar y aseguráte de que es atractivo. Los recursos de madera y colores suaves son preciosos y agradables al tacto. Si a ti te gusta, seguro que a ellos también.

  1. Menos es más.

juguete_construccion_madera_piramide_bloques_2_2

Los niños se abruman con muchos regalos y no saben a qué prestarle atención. Es común que acaben entretenidos rasgando el envoltorio de alguno de ellos. Un regalo debería de ser suficiente. Sabemos que es difícil resistir la tentación. Por eso, si hay muchos familiares o amigos que también quieren haceros regalos, os recomendamos que luego esos juguetes se queden en sus casas para cuando volváis de visita.

Asimismo, retira aquellos juguetes con los que ya no juega. Es probable que se le hayan quedado pequeños. No acumules y dales protagonismo a los que más le interesan. Observa y guarda para más adelante los que no parecen atraerle ahora mismo.

  1. Seguridad.

marcado-ce

Es primordial en cualquier elección. Nada de piezas pequeñas, objetos punzantes o juguetes sin certificación “CE” (la de la Union Europea). Se debe evitar también comprar en establecimientos que no sean de confianza porque incluso la pintura de un juguete puede ser tóxica.

Pero sin duda el mejor regalo que puede tener un niño de cualquier edad es el tiempo que pasan en familia. La Navidad da para hacer muchas cosas juntos y las más sencillas son las más atractivas para ellos. ¡Involúcrales en tus tareas! Poner la mesa, doblar servilletas, sacar cubiertos, preparar aperitivos o colaborar en la decoración. ¡Seguro que lo disfrutarán y será la mejor manera de que paséis juntos una muy feliz Navidad!

“Ponemos las bases para que niñas y niños puedan ser personas felices”

Su vocación por la educación infantil la ha llevado a trabajar en Varsovia, París y ahora Valencia. Desde octubre, su sonrisa y su tenacidad acompañan el día a día de los niños de The Sea y The Forest.

la-foto-1

Hola Andrea. Háblanos un poco de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Creo que soy una persona que se entrega en todo lo que hace. Cuando tengo una meta o un objetivo, vierto toda mi ilusión y mis ganas en ello, además soy tozuda y no me detengo hasta ver que lo he conseguido con los mejores resultados. También me gusta mucho darle rienda suelta a mi imaginación, y ser muy creativa, cosa muy útil en esta profesión.
Desde muy pequeña he tenido claro qué quería ser “de mayor”. De niña jugaba “a los profes”, y daba clases a mis primos pequeños. Cuando llegó el momento, elegir carrera, no lo dudé, la Educación Infantil es lo mío. Pasar de la teoría a la práctica y trabajar con niños todos los días ha confirmado esa decisión.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Durante todo el curso pasado trabajé en Varsovia (Polonia) como auxiliar en una escuela infantil de niños con discapacidades muy diversas, tanto físicas como mentales. Fue una experiencia muy enriquecedora, tanto a nivel profesional como personal.

En los cuatro años anteriores, hice prácticas en varios colegios muy diferentes: un colegio Montessori en París (donde me fui de Erasmus), un Centro de Acción Educativa Singular (CAES) y colegios situados en zonas de Valencia con un nivel socio-económico bajo.

Al mismo tiempo estuve trabajando en el parque infantil Madagaspark, donde iban a divertirse niños y niñas de 0 a 12 años.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas con nosotros?

Muy positivo. Me gusta mucho la forma de trabajar con los niños, la gran cantidad y calidad de recursos educativos que tenemos a nuestra disposición, el ambiente de diversión, autonomía, aprendizaje, e infancia que se respira en la escuela… Aquí ponemos las bases para que niñas y niños estén preparados cuando salgan al mundo real, para que puedan ser personas plenas y felices, que puedan quererse y querer a los demás. Es una gran responsabilidad, pero también resulta muy gratificante.

2016-11-24-photo-00000583

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos

Soy la profesora de inglés de 2 años en las clases The Sea and The Forest. La verdad es que son dos grupos bastante distintos, pero en ambos estamos trabajando con un ambiente muy bueno y divertido, les vamos enseñando a disfrutar de las actividades, a aprovechar los recursos que tienen a su disposición, a respetar y cuidar los materiales, siempre de forma autónoma, y por supuesto, educativa. Con ambos grupos hacemos actividades de muchos tipos: artísticas, de motricidad fina y gruesa, musicales. También otras que implican más movimiento, en el patio por ejemplo… Estas últimas son las que los niños y las niñas más disfrutan: las que implican dinamismo, dispersión, aire libre… ¡También les encanta la música! Así, en un contexto lúdico, van desarrollando su comprensión del inglés y adquiriendo vocabulario.

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

Cuando yo me incorporé a las clases de 2 años, en octubre, ya estaba casi superado. Aún quedaban algunos niños y niñas que lloraban un poco al entrar y despedirse de sus padres y madres; esto, sin duda, provoca un poco de estrés y ansiedad para todos: familiares, niños y niñas y el resto de los compañeros del grupo. Pero la verdad es que se nota que son los más mayores del cole. En primer lugar, porque estos episodios no duraban mucho tiempo, y en segundo, porque muy pronto se han acabado del todo y a día de hoy ocurre en muy contadas ocasiones.

¿Cuáles son tus metas para este año?

En cuanto al inglés, pretendo que los niños y las niñas entiendan y adquieran vocabulario de las estaciones del año (ahora, por ejemplo, estamos con el otoño), refuerzo en los colores y en las formas geométricas, las partes de la casa y los nombres de las habitaciones que en ella encontramos, y cuentos y canciones básicos.

También considero muy importante que todos los niños y las niñas acaben el curso preparados para el curso que viene, que empezarán el cole. Por ello, fomentamos siempre el respeto por los materiales y por los compañeros y compañeras, la autonomía a la hora de guardar, ir al baño, limpiarse las manos y la cara, etc.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Todas y cada una de las compañeras de ituitu me han tratado fenomenal desde el principio, sobre todo las dos profesoras con las que yo trabajo, Amanda y Ester, que tuvieron muchísima paciencia y se esforzaron mucho por enseñarme todo lo relacionado con el centro, el funcionamiento de las clases, las rutinas, las características individuales de los niños y las niñas… ya que yo me incorporé un mes más tarde del inicio de curso y la entrada de una profesora nueva en esta época podía suponer un reto adicional para los niños y las niñas.

En ituitu se respira muy buen ambiente, mucho compañerismo. Se nota que todas nos debemos a nuestros niños y nuestras niñas y queremos lo mejor para ellos. Estoy muy contenta de haber pasado a formar parte de un equipo como éste, y espero aportarle al menos una parte de lo mucho que me están aportando ellas a mí.

img_4738

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso ¿Cuál esperas con más ganas?

De momento sólo he podido ver y vivir la fiesta de Halloween, pero la verdad es que me parece impresionante cómo trabajó todo el equipo, en los disfraces, en la decoración y en las actividades que hicimos. Ese esfuerzo, detallismo, trabajo y tesón, fueron muy importantes para que tanto niños como familias pasasen un día maravilloso, y me muero de ganas de vivir otras fiestas, sobre todo la de Navidad.

 

Jingle Bell Rock!

¡Este año la navidad viene cargada de ritmo! Del 23 de diciembre al 4 de enero, en ituitu damos la nota con una Escuela de Navidad que será un auténtico hit.

navidad-2016_01_v3

El tema central será el rock y cada día habrá una clase práctica de un instrumento: aprenderán a tocar la batería, el teclado, la guitarra eléctrica y el bajo. Por las tardes disfrutaremos de juegos de equipo y manualidades musicales, siguiendo un programa especialmente diseñado por nuestros amigos de Solfa Recursos Musicales.

La Escuela de Navidad “Jingle Bell Rock” está dirigida a niños de 3 a 8 años y es una forma muy divertida de acercarles al maravilloso mundo de la música. Se puede contratar completa, una semana o días sueltos.

Como siempre, más info e inscripciones en el mail direccion@ituitu.es o en el teléfono 633 67 43 57. ¡No te lo pienses más y únete a la banda!

rockeros-famosos_v5

Últimas noticias sobre el Bono Infantil

Como ya sabréis, la Conselleria de Educación ha cambiado el sistema de ayudas a la educación infantil de 0 a 3 años. Hemos pasado de un bono universal por tramos de edad al que todos los alumnos matriculados tenían acceso a un sistema por renta. Es decir, tienen acceso a la ayuda las familias con ingresos anuales hasta 72.460 €, y cobran más aquellos que tienen menos ingresos. Aunque es discutible si el límite de renta es el apropiado o si se debería haber utilizado la renta de hace dos años o del año pasado, en ituitu estamos de acuerdo con un modelo que da prioridad a quien más lo necesita.

Según los datos de Conselleria, el nuevo modelo ha resultado en un incremento del presupuesto destinado a este tramo de edad, un aumento del 6% de la matriculación, sólo un 10% de las familias se ha quedado sin la ayuda al superar el límite de renta y el 79% cobrará lo mismo o más que en el curso anterior. Como las listas publicadas son provisionales, aún tenemos que hacer nuestro propio análisis, pero en general, la escuela privada no parece haberse beneficiado del aumento de matriculación. Es muy posible que se deba a las nuevas aulas públicas de 2-3 años. En cualquier caso, a nuestro parecer, siempre serán buenas noticias que más niños puedan disfrutar de una educación infantil de calidad.

Durante el mes de octubre se han publicado las listas provisionales de las ayudas y las familias han tenido la oportunidad de subsanar sus solicitudes, en los casos en que ha sido necesario. La primera sorpresa fue que las bandas que se habían anunciado con un mínimo y un máximo han acabado teniendo varias cantidades intermedias. Desde un punto de vista administrativo, esto añade complejidad a nuestros procesos, pero pensamos que probablemente el reparto del presupuesto público sea más adecuado así. Quizá tres cantidades por grupo de edad, como es el caso el Cheque Escolar del Ayuntamiento, hubiera podido ser una buena solución para todos. Respecto a las cantidades en sí, seguiremos defendiendo una ayuda mayor a los bebés. El grupo de 0-1 años se ha visto seriamente afectado respecto a años anteriores. Por ello, nos hemos visto obligados a hacer importantes descuentos en su tarifa de escolaridad, asumiendo nosotros directamente el impacto de las decisiones de Conselleria. No obstante, las listas definitivas no se publicarán hasta finales de noviembre y sólo entonces podremos hacer una valoración final. También nos ha sorprendido el proceso de subsanación, donde los centros hemos tenido que intervenir en la preparación de la documentación, siendo así partícipes de situaciones personales que pensamos deberían solventarse directamente con la Administración.

En diciembre podremos hacer balance y aunque éste pudiera ser positivo en su globalidad, las implicaciones directas del proceso y el consecuente retraso de la publicación de las listas definitivas no han tardado en hacerse evidentes: la incertidumbre para las familias, la dificultad administrativa para nosotros y el retraso de los pagos a los centros, que viene siendo un problema muy grave desde hace ya varios años.

“En ituitu se enseña a pensar”

Paula lleva poco tiempo con nosotros y ya es una parte imprescindible de nuestro equipo. Concienzuda y perfeccionista, se ha ganado a los niños de la Selva y el Jardín con su buen humor y su risa contagiosa.

img_4710

Haznos una breve descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Me considero una persona trabajadora, entregada y atenta. Disponible para dar lo máximo de mí y llegar a lo más alto. Soy detallista y muy exigente conmigo misma. Desde pequeña me han considerado “una madre”: siempre me ha gustado cuidar y preocuparme por las personas que me rodean.

He soñado con ser “profe” desde niña. Mi gran debilidad por los peques me ha ayudado a tener siempre claro mi camino. Me siento muy afortunada por haberlo tenido tan claro.

Tengo mucha facilidad para empatizar con la gente. Esté donde esté y haga lo que haga, siempre lo hago con sentimiento, dejando un pedacito de mi corazón en todo lo que tengo entre manos.

Me gusta hacer las cosas bien y disfrutar con lo que hago. Creo que ésa es la combinación perfecta para ser feliz.

Soy una persona soñadora y de risa fácil, con tantas ganas de aprender como de enseñar. Y con mucha fuerza para dejar huella en el ámbito de la educación.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu? 

He estado en 4 escuelas muy diferentes entre sí y también he trabajado de canguro con niños de todas las edades. Estuve siete meses cuidando a un bebé y sus dos hermanas todos los días, y también he sido voluntaria en una escuela infantil de atención temprana.

Además, hice mis prácticas en ituitu, lo que fue una gran oportunidad para aplicar lo que estaba estudiando en el día a día de una escuela.

Todas estas experiencias han sido un gran aprendizaje para convertirme en la docente que soy ahora. 

 

img_4709

 ¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

 Conozco la escuela prácticamente desde sus inicios, ya que vivo por la zona y siempre me han encantado tanto los recursos como el ambiente que me transmitía. Ahora que soy docente y tengo la oportunidad de verla desde dentro, debo decir que es una escuela innovadora, diferente y detallista, con unos recursos increíbles para un aprendizaje eficaz y productivo de cara al futuro de los/as niños/as. Aquí se enseña a pensar, a tener interés por descubrir y a apreciar la importancia de las cosas. Todo ello por medio de la autonomía y el orden.

 ¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos

 Soy profesora de inglés de 1 año. Me encuentro entre dos clases, la Selva y el Jardín. Son clases diferentes porque en una hay más niños/as para los que es su primera toma de contacto con una escuela y les cuesta más adaptarse que a los de segundo curso. Sin embargo, en ambos grupos hay muy buen ambiente. Los alumnos van soltándose y disfrutando de su entorno, de las instalaciones y recursos del centro, mientras se divierten y aprenden casi sin darse cuenta.

Las actividades que más les gustan son las de movimiento: bailar, saltar, correr, jugar dentro/fuera, recoger y guardar en cajas ciertos objetos… Y las que menos, las que requieren “esperar” o moverse poco como escuchar un cuento, pintar con ceras o permanecer sentados en el comedor mientras comemos.

img_4711

 ¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

El periodo de adaptación es difícil para todos. Los peques se sienten desubicados, los papás tristes por cómo reaccionan y los profes, preocupados por cómo se quedan los padres, y por ver a los niños/as pasar por ese mal trago.

Afortunadamente, cada vez todos estamos mucho mejor, los niños/as ya saben que los papás van a volver por la tarde, que ellos se lo pasan genial en clase y muchas veces se les olvida qué era eso por lo que lloraban antes.

A día de hoy hemos superado prácticamente esta etapa, y ya hay unos cuantos que cuando vienen a por ellos, quieren quedarse jugando. ¡Eso es genial!

 ¿Cuáles son tus metas para este año?

Que los niños sepan reconocer e identificar en inglés el vocabulario de los objetos de una clase, las partes del cuerpo, las estaciones del año y sus características, comidas, fechas importantes, etc. Y que empiecen a tomar conciencia de la importancia y el cuidado de las cosas que nos rodean, así como fomentar las destrezas para desarrollar la autonomía.

img_4712

 ¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Creo que es un equipo muy dinámico, en el que se respira buen ambiente, humor y compañerismo. Me siento muy afortunada por formar parte de él y espero poder aportar mi granito de arena.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso ¿Cuál esperas con más ganas?

Es una pregunta difícil, porque la Navidad y las Fallas son dos fiestas muy importantes para mí. Sin embargo, si tengo que elegir una sin duda sería la Navidad. Me parece una época del año preciosa, en la que la felicidad y la alegría de la familia domina el ambiente, y estoy convencida de que aquí en ituitu será muy emotivo.

¿Tienes alguna anécdota divertida que te haya pasado en ituitu?

Hace unos días, tras terminar una actividad, se me cayó un folio que tenía en la mano y planeó hasta caer al suelo. Todos los niños dejaron lo que estaban haciendo para ir a por el papel. Y cuando uno lo recogió, el resto aplaudió, y así surgió un nuevo juego donde aprenden “espacio-tiempo”. Yo lanzo el folio y ellos tienen que calcular su recorrido y dónde ir a por él antes de que otro lo coja. ¡Ahora es uno de los juegos que más les gusta!

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Considero que es un centro único, donde las puertas se encuentren abiertas a los padres, lo que es un verdadero lujo. Por un lado los padres se quedan más tranquilos al ver la clase, hablar directamente con la profesora y poder despedirse de su hijo/a dentro de su aula. Al mismo tiempo, defiendo que para conocer bien a un alumno, y más cuando son tan pequeños que no hablan, es importante conocer y tener contacto cercano y regular con la familia.

También destacaría el precioso huerto del que dispone el centro en el que los niños cuidan y plantan alimentos, y el amplio patio con el arenero. Estas dos zonas son muy importantes para el desarrollo infantil y para un buen aprendizaje tanto cognitivo como físico.

Para mí es una oportunidad fantástica para aprender la metodología tan innovadora de enseñar sin dirigir, guiando al niño para facilitar su aprendizaje.

¡Larga vida al rock!

En ituitu estamos convencidos de los beneficios de la música para el desarrollo de los más pequeños. Por eso nos hemos aliado con Solfa Recursos Musicales, músicos profesionales y titulados que acumulan una larga experiencia en el sector educativo. Junto con ellos, hemos puesto en marcha dos talleres de música, uno para niños de 0 a 3 años y otro de 3 en adelante. Ambos están basados en sesiones muy dinámicas en las que el rock tiene un papel protagonista.

la-foto-5

La clase de prueba fue un éxito, para los que no pudisteis venir os dejamos un resumen de los contenidos y objetivos.

ESTIMULACIÓN MUSICAL ROCKERA (0-3 AÑOS)

La estimulación musical temprana tiene como objetivo el descubrimiento y desarrollo de las capacidades expresivas, musicales y psicomotoras del niño. La música para ellos debe ser un juego de sonidos y expresiones corporales, a través de los movimientos, la sensibilización motriz, visual, auditiva, y el contacto con las fuentes musicales. Para conseguirlo, apostamos por un método innovador basado en el Rock como eje transmisor.

De una forma general, se trabaja con:

-El desarrollo de la voz: lenguaje y canto.

-El contacto con las fuentes sonoras a través de materiales diversos: objetos e instrumentos.

-El reconocimiento y la representación en cuanto a la duración, intensidad, altura, timbre, etc.

-El desarrollo de la percepción auditiva y del pensamiento musical.

-La utilización del movimiento como medio de expresión y sensibilización motriz, visual y auditiva, para conocer el propio cuerpo, desarrollar el sentido rítmico y fomentar las relaciones sociales.

la-foto-4

TALLERES DE ROCK (+ DE 3 AÑOS)

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser una estrella de rock? El Taller de Rock está dirigido a que los/as niño/as se acerquen a ese sueño y empiecen a tocar los instrumentos más característicos de una banda de rock: batería, piano, guitarra eléctrica y bajo eléctrico.

Cada trimestre se trabajará un instrumento para que se alcancen los conocimientos básicos (no es necesario que el alumno/a disponga de todos los instrumentos). 
A parte de lo estrictamente musical (acordes, ritmos, uso de la púa, riffs, tablaturas, manejo de las baquetas…) es muy importante el aspecto lúdico con el que se plantea la actividad ya que, mediante la utilización de canciones de grandes grupos del Rock (Queen, The Beatles, Nirvana, AC/DC,…) y la dinámica grupal de las clases, se consigue que los progresos vayan al mismo ritmo que el disfrute y la diversión del alumno/a.

la-foto-1

PRECIOS Y HORARIOS

Para el grupo de 1-3 años, las sesiones serán los lunes de 17.10 a 17.55. Así, los alumnos de ituitu irán directamente al terminar la jornada escolar, sin que tengáis que venir al centro a las 17:00.

La Escuela de Rock para el grupo de mayores (a partir de 3 años) también será los lunes, de 17.30 a 18.15, para dar tiempo a que podáis llegar del cole.

El precio de ambos es €45 mes, igual que año pasado. Para más info e inscripciones, podéis contactar con nosotros en el 633 67 43 57 o en el mail direccion@ituitu.es

Las clases comenzarán el lunes 3 de octubre, y estamos cerrando los grupos, pero aún quedan algunas plazas libres así que… ¡daos prisa en decidir, seguro que a las pequeñas rock stars que tenéis en casa les encantará!