“Quiero aportar una atmósfera serena, que los niños confíen en mí y se sientan cómodos.

Inquieta, detallista y apasionada de los idiomas, Roberta es una de las últimas incorporaciones al equipo ituitu. A pesar de su juventud, tiene una larga experiencia trabajando con niños, con los que siempre derrocha entusiasmo y una sonrisa permanente.

Haznos una descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Me llamo Roberta, tengo 24 años y soy italiana. Llevo un año viviendo aquí en Valencia. Me mudé para aprender español, dado que siempre he tenido interés en los idiomas. De hecho, en ituitu trabajo como auxiliar de inglés, idioma que he estudiado desde siempre y he perfeccionado participando en el programa Erasmus durante mi carrera. Siempre me ha encantado estar con los niños y cuidarlos, aprendo mucho de ellos y me encanta ver el mundo desde su punto de vista. Nunca paran de sorprenderme, me apasionan las ganas y el entusiasmo que tienen en descubrir y aprender. Cuando estoy con ellos me doy cuenta de que de vez en cuando los adultos deberíamos volver a ser niños para que no nos olvidemos que las cosas sencillas y pequeñas a veces son las más bonitas.

 

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Hace un año y medio me gradué en Educacion infantil, y desde los 18 años he trabajado con niños como cuidadora y también como monitora en un centro infantil. Durante mis estudios he hecho tres prácticas en escuelas infantiles, apoyando a las maestras en las actividades y también durante las rutinas diarias.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Muy positivo, aunque llevo muy poco tiempo. Además, apoyo firmemente la importancia de introducir desde los primeros años de vida la enseñanza de un segundo idioma, en particular del inglés, para poder dar la posibilidad a los niños en futuro de viajar y abrir su mente a nuevas experiencias. De hecho, Ituitu es una escuela multicultural porque hay niños de diferentes países (Holanda, Italia, Francia, Sudamérica…), y esta ventaja nos da la oportunidad de conocer y estar en contacto con culturas distintas a la nuestra.

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…

Estoy en dos clases de 2-3 años, apoyando a las tutoras. Me encargo de organizar actividades en inglés, generalmente centradas en el aprendizaje del vocabulario, a través de imágenes, arte y música. Escuchamos canciones de rutina (good morning and good bye songs, tidy up the classroom, make a circle), de relajación, y aprendemos todos juntos cantando y bailando. ¡Lo pasamos fenomenal y nos encanta! Además, creo que es la mejor forma de aprender un idioma. A muchos les gustan también los cuentos, pasan mucho tiempo hojeando los libros y mirando las imágenes; otros prefieren correr en el patio, que de hecho es un momento muy importante para liberar energía. Lo que más me interesa es que aprendan es cuidarse el uno al otro porque es una edad en la que se pelean, quieren hacerse valer y aún no saben controlar sus emociones. Por eso, quiero contribuir a que entiendan el valor de la ayuda recíproca y cuidarse, quererse, respetar sus turnos etc.

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

Al principio no fue fácil porque había algunos niños que lloraban – los mismos que ahora no quieren irse cuando llegan sus padres. Es un momento muy sensible para ellos porque tienen que separarse de sus familias y de su hogar. Para muchos es la primera vez. Algunos quieren ser mimados, otros prefieren quedarse solos para observar el ambiente y a sus compañeros; cada uno necesita su tiempo y nuestro rol es también identificar y escuchar sus necesidades para poderles dejar su espacio y responder en la forma más adecuada.

 

¿Cuáles son tus metas para este año?

Los educadores tenemos muchas responsabilidades, es un aprendizaje continuo también para nosotros. Quiero aprender a llevar bien una clase, a utilizar técnicas educativas correctas para que los niños disfruten y aprendan; quiero aportar una atmósfera serena, que ellos confíen en mí y se sientan cómodos.

 

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

A veces la cooperación en un ambiente de trabajo donde hay diferencias culturales puede no ser fácil. Sin embargo, sé que puedo contar con mis compañeros en todo momento, y encuentro mucha disponibilidad por su parte. Me impresiona la pasión con la que trabajan, y con una buena organización conseguimos hacer felices a nuestros peques.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?

¡Me encanta la Navidad! Me hace mucha ilusión la atmósfera que hay por la calle porque parece todo mágico. Desde que era pequeña me fascinaban las luces, las canciones y no podía esperar para pasar un rato junta a mi familia. La fiesta de Navidad ha sido muy bonita y  ahora espero con mucha ilusión la fiesta de Fallas.

 

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Lo que más me llamó la atención en ituitu es la utilización de una metodología innovadora, moderna y diferente: un sitio donde se combinan actividades experienciales y sensoriales con el bilingüismo, donde los niños se sienten libres de elegir su forma de expresarse y de aprender. Además, se sigue el desarrollo del cada niño paso a paso, acompañándolo en su crecimiento, proponiendo (y no imponiendo) actividades diferentes según los centros de interés.