Mousse de chocolate sin azucar

Para terminar el curso, os traemos una deliciosa receta de chocolate. Seguramente, uno de los ingredientes más adorados del mundo. Una mousse ligera fresquita es perfecta para las tardes de verano y además no lleva nada de azúcar ¡para chuparse los dedos!

Ingredientes para 4 raciones:
100 gr de chocolate negro
4 huevos
1 pizca de sal

Opcional:
Para adultos, se le puede añadir una cucharada de licor
2 cucharadas de chocolate negro rallado para decorar

Derrite el chocolate al baño maría. Cuando esté listo, retira del calor y deja enfriar un poco.
Separa los huevos. Bate las yemas hasta que estén claras y caigan como un chorro continuo de la cuchara. Añade el chocolate y mezcla suavemente. Si vas a poner licor, ahora es el momento.
Bate las claras con una pizca de sal hasta que lleguen al punto de nieve. Estarán listas cuando le des la vuelta al recipiente y no se caigan.
Añade las claras al chocolate con cuidado, intentando perder el menos aire posible, pero al mismo tiempo, sin dejar restos de las claras sin mezclar.
Transfiere a una fuente para servir o a recipientes individuales. Enfría en la nevera al menos dos horas. Para servir, añade el chocolate rallado por encima ¡A disfrutarlo todo el verano!

Melocotones que saben a caramelo

Con el calor, empieza a llegar a nuestra mesa la rica fruta del verano. Durante estas semanas sigue habiendo fresas deliciosas, ya hay cerezas carnosas y sandías dulces pero es difícil que los melocotones estén en su mejor punto.
Si te encuentras con melocotones o nectarinas algo duros, estas recetas son perfectas para ablandarlos e intensificar su sabor.

Os dejamos la receta más básica y a continuación otra más elaborada.

Ingredientes:
1 melocotón por persona
1 cucharada de café de mantequilla sin sal (para dos melocotones)
1/2 vainica de vainilla abierta por la mitad (para dos melocotones)

Precalienta el horno a 180 grados. Engrasa un pirex de horno con un poco de mantequilla.
Corta los melocotones en mitades y deshuésalos. Ponlos en el pirex boca arriba. Divide la mantequilla entre las cuatro mitades, poniéndola en el corazón de la fruta. Haz lo mismo con la vainilla. Hornea sin cubrir durante 20 minutos, hasta que los melocotones empiecen a caramelizarse.
Quita los trozos de vainilla y riega con el líquido que se haya podido quedar en el pirex. Sirve los melocotones calientes. Están deliciosos con yogur, nata o helado.

Si quieres algo más elaborado pero igual de fácil, extiende una capa de mermelada de moras sin azúcar encima del melocotón crudo. Espolvorea coco rayado, un poquito de piel de naranja rayada y unos trozos de macadamias (si no tienes, utiliza avellanas o nueces). Pon la fruta lista en la bandeja del horno, sobre papel. Pinta ligeramente cada mitad con un poco de aceite de coco o de macadamia.
Hornea durante 30 minutos a 200 grados.
Si quieres probar otras combinaciones, te recomendamos los de ricotta con menta y canela. ¡Para relamerse!

Almuerzos y meriendas saludables para este otoño

Aunque es bastante común no prestarle demasiada atención a las meriendas y los almuerzos nosotros creemos que es fundamental hacerlo porque ayudan a mantener el nivel de energía necesario para rendir todo el día, porque ayudan a evitar el picoteo o grandes raciones en las comidas y cenas y porque con un buen repertorio, podemos evitar que estén cargadas de azúcar, cosa que es bastante habitual.
1. Sandwiches de manzana y crema de cacahuete:
Este es un almuerzo fantástico que proporciona al cerebro la grasa y proteína que necesita. Además, es una manera muy original de tomar fruta. Es bien sencillo de preparar:

Ingredientes:
Una manzana fuji
Crema de cacahuete
Elaboración:
Pelamos la manzana y la rebanamos en rodajas de no más de medio centímetro. Le quitamos el corazón, con lo que queda un circulito en el centro. Untamos una parte con crema de cacahuete y ponemos otra rodaja encima. ¡Ya está listo! Envolviéndolo en papel de aluminio, aguanta bien para el almuerzo del cole.
Para hacer un tarro de crema de cacahuete:
Pre-calienta el horno a 180C, pon 400 gr de cacahuetes naturales, pelados, en la bandeja y déjalos hasta que se empiecen a dorar (unos 10 minutos). Si quieres comprarlos ya tostados, asegúrate de que son sin sal.
Ponlos es tu robot de cocina y tritura hasta que se conviertan en la crema que todos conocemos. Puedes elegir la textura que más te guste, fina y cremosa o con tropezones para darle un toque crijiente.
Si prefieres saltarte este paso y comprar la crema de cacahuete ya hecha, fijaos bien en los ingredientes y que no lleve nada más que los cacahuetes y como mucho, una pizca de sal. En las herboristerías, las hay sin conservantes ni grasas hidrogenadas.
Ambas opciones se conservan durante mucho tiempo en la nevera.


2. Tostada con crema de cacahuete y plátano:
Ingredientes:
Tu pan favorito. El nuestro, pan de espelta o multicereal
Crema de cacahuete
Medio plátano
Elaboración:
Untamos una tostada con la crema de cacahuete y cubrimos con rodajas de plátano. ¡Genial antes o después de hacer deporte! Para que sea más fácil de llevar al cole, hacerlo en sándwich o bocadillo.
Recordad que el pan de molde de los supermercados suele tener mucha azúcar y, en algunos casos, aceite de palma.

3. Tostada de ricota, arándanos y miel:
Ingredientes:
Tu pan favorito. El nuestro, pan de espelta o multicereal
Queso de ricota
Un puñadito de arándanos
Una cucharada de café de miel
Elaboración:
Untamos abundantemente una tostada con la ricota (para que quede una capa gruesa) y añadimos unos arándanos por encima. Endulzamos con un poquito de miel. ¡A disfrutar!