“ituitu es una escuela distinta a las demás”

Haznos una breve descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Mi nombre es Paloma y tengo 23 años. Soy graduada en Educación Infantil y Educación Primaria con la mención en lengua inglesa en la Universidad Católica de Valencia y actualmente estoy cursando un Máster en Gestión y Dirección de centros educativos en la Universidad Cardenal Herrera-CEU.
Cuando acabé Bachiller la verdad es que no tenía muy claro hacia donde encaminar mis estudios y finalmente decidí empezar la carrera de Derecho, pero me di cuenta de que ese grado no me hacía feliz y pensé: ¿y por qué no Magisterio? Tengo pasión por los niños, me encanta estar con ellos, aprender con ellos, reír y jugar con ellos y sobre todo poder enseñarles un poquito de lo que yo sé y que ellos me enseñen a mi. Así que decidí cambiar y empezar PIMM (así es como se llama el grado que he hecho) y la verdad es que es la mejor decisión que podría haber tomado nunca porque desde el primer día me di cuenta de que ese cambio me iba a hacer plenamente feliz. Y así es.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Mi experiencia en Educación comienza cuando estaba en primero de Bachiller que estuve haciendo un voluntariado, aquí en Valencia, por las tardes con niños, ayudándoles con los deberes, jugando con ellos, etc.
Después, en el verano que yo cumplía 18 decidí irme a Sudáfrica de voluntariado también a vivir la experiencia y poder dejar allí lo mejor de mí. Desde bien pequeña sabía que quería hacer esto, pero me exigían la mayoría de edad, así que nada más cumplirla hice mi sueño realidad y cogí mis bártulos y puse rumbo a Ciudad del Cabo. Fue una experiencia preciosa que, sin duda, quiero volver a repetir dentro de poco.
Además de esto, durante la carrera he tenido el privilegio de hacer prácticas durante los cuatro años todo el curso. Comenzaba en septiembre y acababa en mayo y he podido estar en cuatro colegios distintos viendo cómo se trabajaba y aprendiendo un sinfín de cosas. En cuarto de carrera tuve la suerte de poder irme de Erasmus a hacer prácticas y mi destino elegido fue Finlandia. Pasé allí cinco maravillosos y fríos meses que me han hecho aprender muchísimo sobre educación…

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Comencé en la escuela en septiembre así que la verdad es que llevo poco tiempo, pero de momento, estoy viendo que es un centro donde se le da mucha importancia a los niños y a que aprendan jugando y vayan desarrollándose poco a poco como personas. Mi balance es positivo, cuando me preguntan siempre digo que “no es la típica guardería” donde la titular del aula dirigen a los alumnos y todos deben hacer siempre lo mismo. Es un centro donde todo el material está al alcance de los niños y está muy bien organizado y estructurado para que se vayan desarrollando todas las capacidades de los alumnos y esto me parece magnífico. Están en la edad donde se van a comenzar a asentar las bases de las personas que van a ser en un futuro y si estas bases no están bien asentadas, ¿de qué sirve todo lo que viene después?

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…

Mi función es de auxiliar en inglés. Estoy como auxiliar en dos de las clases de un año, pero también programo y hago con ellos las actividades en inglés. La verdad es que estoy muy contenta de ver cómo está siendo su evolución desde principios de curso. Al comenzar, en septiembre, cuando les hablaba, cantaba o hacía actividades con ellos en inglés casi no me entendían, pero ahora es increíble ver cómo van absorbiendo todo y cómo se vuelcan cada vez más y entienden todo aquello que les digo. Hago con ellos actividades de todo tipo: manualidades, canciones, lectura de cuentos, trabajo con ellos los distintos aspectos de su persona: sus partes del cuerpo, sus emociones, etc. Yo creo que lo que más les gusta a ellos es cantar y bailar, ya se están aprendiendo todas las canciones y también las coreografías.

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

La verdad es que el mes de septiembre fue el más duro de todos. Hasta que los pequeños no empiezan a acostumbrarse a venir a la escuela, no van cogiendo los hábitos y las rutinas es todo un poco caótico. Una vez pasa ese mes ya empieza a ir todo más rodado. Hay que tener en cuenta que para nosotras también es complicado todo hasta que vamos conociendo a los alumnos y viendo cómo son y cómo hay que tratarlos en cada momento. Septiembre es un mes de toma de contacto y donde se empiezan a forjar todas las relaciones entre los niños y de ellos con el adulto.

¿Cuáles son tus metas para este año?

Cuando empecé en ituitu mi propósito era aprender y lo sigue siendo a día de hoy. Creo que la etapa hasta los tres años es un periodo muy bonito y muy gratificante porque los niños evolucionan a la velocidad de la luz y ver todos los progresos que van haciendo poco a poco me parece tremendamente satisfactorio.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Creo que las palabras clave son cohesión y trabajo en equipo. Todas trabajamos a una y nos ayudamos y apoyamos muchísimo. Desde el día en que entré me di cuenta de que las compañeras con las que iban a trabajar están tremendamente cualificadas y su grado de experiencia es muy alto. Son unas personas muy creativas, con gran cantidad de ideas y muy volcadas en su trabajo, se ve que viven por y para los niños.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso…¿Cuál esperas con más ganas?

La verdad es que carnaval me pareció una fiesta genial. Vernos a todos disfrazados, con ganas de bailar juntos, el patio de la escuela tan bonito decorado y el colofón final de salir todo el centro a dar la vuelta a la manzana cantando y con los instrumentos me pareció divertidísimo. Ahora tengo ganas de ver cómo será la de final de curso que he oído hablar muy bien de ella 😉

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Quería centrarme en la etapa 0-3 y empecé a indagar en Internet sobre los centros de Educación Infantil de Valencia y entonces fue cuando encontré a ituitu. Me pareció una escuela con un aire distinto a las demás, con un proyecto de educación muy bonito y donde el niño era el protagonista principal de su propio aprendizaje. Estoy feliz de poder aportar mi granito de arena aquí.

“Mi objetivo es seguir entendiéndome y comunicándome con los más pequeños de la forma más efectiva y respetuosa posible”

Mi nombre es Marta, Arquitecta Técnica de formación inicial, que descubrió su vocación por la educación infantil y el maravilloso mundo de los niños tras ser mamá en Londres, donde viví durante 7 años. Tras ser madre, como nos ocurre a todas las que lo somos, mi vida dio un giro de 180º. Empecé a tener contacto con diferentes metodologías como Montessori, Waldorf, y algunas otras que, en Inglaterra están bastante generalizadas y que aquí en España, según observaba en mi entorno familiar, de amigos y conocidos, eran, en mi opinión, demasiado desconocidas.

Ese momento supuso un punto de inflexión en mi vida. Como se suele decir, me lié la manta a la cabeza y ya con 30 primaveras decidí dejar un trabajo estable, con un salario bastante decente y apostar de lleno por la educación infantil, con la firme creencia de que otra educación es posible. En la actualidad estoy terminando Técnico Infantil, soy Asistente Montessori y Educadora de aula en Disciplina Positiva. Y, sobretodo, doy gracias a mi familia por el apoyo que me brindan porque no es nada sencillo empezar de cero y con dos mochilas, que es como llamo a mis peques.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?
Durante mi baja de maternidad en Londres (1 año), iba muy a menudo al Children Center, donde aprendí mil y una maneras de fomentar el desarrollo sensorial de los peques. Más tarde a través de la Nursery (escuela infantil) donde los papis podíamos entrar en cualquier momento, a la vez que empezaba mi blog “Mami, juega conmigo” sobre actividades caseras para hacer con nuestros niños en casa.

A partir de 2015, que es cuando nos instalamos en Valencia de nuevo, tuve la suerte de trabajar temporalmente en una escuela Montessori, donde pude conocer su filosofía de primera mano. Por último, he estado compaginando mis estudios y mi papel de mami multitarea con mi trabajo como profesora de inglés para niños en diferentes escuelas de verano.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?
Éste es mi primer año en la escuela y el balance es muy positivo. No paro de aprender cosas, así que… ¡genial!

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…
Trabajo como auxiliar y he estado apoyando en las 3 clases de 1 año. Con la llegada de nuevos alumnos ahora estoy con Stefi con los niños de un año y con Elena en la clase de los bebés. Los conozco muy bien a todos, podría decir una peculiaridad de cada uno, ninguno es igual, son tan únicos!
Me ilusiona mucho cada vez que he llevado a cabo alguna actividad con ellos (aunque mis funciones como auxiliar me dejan poco tiempo para interactuar más) me encantan las manualidades y todo lo que tenga que ver con messy-play y art-craft, así que estoy en mi salsa!!

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?
Los primeros días del curso fueron difíciles para los niños y también para mí, porque me sabía muy mal ver que los pequeños echaran de menos a sus mamás, papás… pero a los pocos días todo era una fiesta, el patio pasó de ser un mar de lagrimas a estar todos bailando ‘5 little monkeys’.

¿Cuáles son tus metas para este año?
¡Sigo en modo esponja! Crecer personal y profesionalmente, hacer mío todo lo que me gusta de cada una de mis compañeras, la experiencia es un grado.
Por supuesto no solo se aprende de los adultos, quiero seguir entendiendo y seguir comunicándome con los más pequeños de la manera más efectiva y respetuosa posible, y finalmente, por supuesto aportar mi granito de arena a esta gran familia.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?
Es una escuela cuyos valores y filosofía de educación totalmente alineada con el concepto de escuela que yo tengo.
Y, en general, el equipo que lo integra, desde Cristina, siempre tratando de mejorar esta escuela hasta cada una de mis compañeras, las cuales veo día a día como se dejan la piel en su trabajo.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?
¡Todas! ¿Por qué escoger una?

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Cuando descubrí Ituitu fue gracias a las redes sociales y a una charla que daban en la escuela sobre inteligencias múltiples, a la cual me apunté, conocí la escuela y la renovación en el ámbito educativo que están llevando a cabo, así que me quedé con el nombre! 🙂

“Mi vida siempre ha girado en torno a los niños”

Me llamo Elena, estudié psicología y me especialicé en el campo de la psicología educativa y la clínica infantil. El contacto con los niños me hizo desear tener otro tipo de contacto con ellos, más del día a día, y eso me llevó a estudiar Educación Infantil.
Soy madre de dos niñas que cada día me descubren una nueva forma de ver el mundo. Es maravilloso poder ver el mundo desde la perspectiva de los niños… ¡imagínate si además trabajas con ellos!

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?
Mis estudios de psicología me llevaron a trabajar como psicóloga educativa en diversos centros, posteriormente estuve como voluntaria dos años en la Fundación Asindown realizando sesiones de estimulación temprana con bebés. Es un trabajo maravilloso y realmente estimulante.
A partir de ahí empecé a trabajar como profesora de inglés con los grupos de infantil en diferentes coles. Como verás mi vida siempre ha girado en torno a los niños.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?
Llevo en Ituitu desde septiembre. No es demasiado tiempo pero trabajar en lo que te gusta y ver como los niños te reconocen es fantástico. Así que el balance ha de ser bueno

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…
Yo estoy en el aula de bebés. De momento solo hay dos pero en las próximas semanas nuestra pequeña familia crecerá y tendremos el aula completa. Aunque parezcan muy pequeños es en estos momentos cuando todo  comienza. A estas edades el aprendizaje es fundamentalmente sensorial, así que las actividades que realizamos se basan en el desarrollo de todos los sentidos, el tacto, el oído, la vista, el desarrollo psicomotriz, el lenguaje, la relajación a través de masajes… todo ello se trabaja en clase mediante actividades ajustadas a su punto de maduración, porque no podemos olvidar que cada niño evoluciona a su propio ritmo.

En todos los casos se da especial importancia a la adquisición de la lengua y el inglés es utilizado en todas las actividades que se realizan en el aula.
En general las actividades musicales y las experimentales son las que más suelen gustarles. Las canciones y trastear con los instrumentos nunca fallan

¿Cómo ha sido la adaptación de los niños durante esta primera parte del curso?
Muy buena. Los bebés son los que menos se extrañan y eso facilita mucho el proceso. Por otro ladom los padres también ponen mucho de su parte para favorecer que los niños cambien sus rutinas y se adapten lo antes posible. Así que es un trabajo en equipo.

¿Cuáles son tus metas para este año?
Todo avance es un logro cuando hablamos de bebés. Mi meta es que crezcan felices y seguros, y celebrar con ellos y sus padres cada nuevo logro

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?
Se respira muy buen ambiente. Hay ratos para todo y los de risa son geniales
A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso…

¿Cuál esperas con más ganas?
Las navidades sin duda. Son fiestas muy entrañables y cuando hay niños, además son mágicas

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?
He seguido a Ituitu desde que abrieron. Es un centro en el que prima la innovación y el buen hacer. Me gusta su forma de trabajar y cómo se involucran con los niños y sus familias. Ya desde fuera me gustaba. Siempre me hizo especial ilusión trabajar aquí.