«La educación infantil siempre ha sido mi pasión»

Mi nombre es Alis. Soy Maestra de Educación Infantil y especializada en la creación de ambientes de desarrollo madurativo y aprendizaje en la etapa infantil.

La educación infantil siempre ha sido mi pasión. He tenido clara mi vocación docente desde que era adolescente. Fue entonces cuando decidí realizar un voluntariado en una Institución que se preocupaba por madres en situación de exclusión social y la educación durante la primera infancia de sus hijos/as. Durante el mismo, además de funciones educativas, estuve desempeñando tareas de cuidado, atención y asistencia a niños/as desde recién nacidos/as y durante su primera etapa de vida hasta los 3 años.

Esta experiencia fue muy enriquecedora para mí, pues me reafirmó mi pasión por la educación y despertó aún más el deseo de formarme como profesional de la educación infantil, primeramente como Técnico y más adelante como Maestra. Además, esta vivencia tan significativa, me hizo desarrollar valores humanos como la solidaridad, el amor, la escucha activa, la humildad, la comprensión, el respeto hacia la diversidad, la importancia de la inclusión social…

En mi trayectoria personal influyen experiencias nacionales e internacionales (Stage in South Carolina). El bagaje de poder observar el mundo desde otros lugares me ha ofrecido la oportunidad de entender la importancia de la educación como patrón de desarrollo de las distintas culturas. En el ámbito nacional, destacaría mi experiencia en Gran Canaria, pues durante mi estancia en la isla pude descubrir aun más aspectos de la riqueza multicultural y una renovada y cosmopolita visión del mundo. Además, durante el desarrollo de mi periodo profesional, tuve la oportunidad de practicar deportes acuáticos apasionantes, principalmente el surf. Estuve organizando actividades infantiles que incluían la práctica de este deporte. En la isla también pude pertenecer a la comparsa Kisamba destacada en el Carnaval de la capital, que me permitió seguir desarrollando desde una nueva perspectiva mi segunda pasión, el baile.

Defiendo la educación infantil basada en el respeto a todos los niños, sus sentimientos, experiencias y su diversidad cultural y lingüística. Me apasiona crear un ambiente seguro, creativo y estimulante para los niños/as. Alentando su curiosidad para aprender desde un enfoque significativo a través del juego, explorando, experimentando, preguntando y respondiendo a preguntas en situaciones sensoriales concretas y reales. Todo ello potenciando las emociones positivas y desarrollando a la vez la inteligencia emocional.

Por tanto, creo firmemente en la importancia del ambiente preparado, ordenado, estético, y real, así como la inclusión en el mismo de material Montessori pues promueve la independencia del niño en la exploración y el proceso de aprendizaje, dando respuesta a sus necesidades evolutivas. Cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo del niño/a, pues está científicamente diseñado permitiéndole desarrollar habilidades cognitivas básicas, reconocer el error por sí mismo/a y hacerse responsable del propio aprendizaje respetando el ritmo de su proceso madurativo.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a Ituitu?

A lo largo de mis años de formación y trayectoria profesional como Técnico y Maestra de Educación Infantil, he desarrollado funciones como auxiliar, educadora, tutora y coordinadora de primer ciclo, así como directora de proyecto educativo, acumulando así considerable práctica y bagaje. Además, poseo una amplia experiencia con toda la etapa de 0 a 6 años de edad, experimentando de primera mano la esencia de cada estadio evolutivo por el que va pasando el niño/a a lo largo de su desarrollo madurativo, sabiendo detectar en cada momento cuál es el nivel cognitivo, sensitivo y motriz del niño/a y cómo intervenir de forma significativa a medida que va avanzando de etapa.

Entiendo el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera integral y siempre a través del JUEGO y las EMOCIONES POSITIVAS. Educando en positivo, con conciencia, desde los fundamentos de la personalidad. EDUCANDO EN VALORES para generar unas fuertes bases del aprendizaje. Cabe destacar la creación de mi proyecto educativo “TÚ PUEDES” implementado de forma práctica en el aula con niños/as de 4 años de edad y desarrollado en mi Trabajo de Fin de Grado, el cual se enfoca en trabajar la Promoción de la Resiliencia y las emociones positivas a través de la expresión plástica y la creatividad en Educación Infantil, obteniendo unos resultados avalados y contrastados altamente satisfactorios.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Desde mi llegada hasta ahora el balance es claramente positivo y muy provechoso. He tenido suficiente tiempo para vivir la escuela desde dentro, interactuar con todo el equipo educativo, así como afianzar las rutinas del día a día del centro, conectando con la esencia y lo más importante, los niños y niñas que hacen que la escuela sea un lugar de armonía, aprendizaje, amor y diversión.

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son.

Actualmente estoy en el aula de los bebés, desarrollando la función de auxiliar de aula. Estar en esta clase, cuyos niños presentan edades comprendidas entre 0 y 1 año, me brinda la oportunidad de presenciar como día a día cada niño/a presenta un pequeño y gran avance, hecho que me resulta fascinante. Me encanta alentar y estimular el desarrollo madurativo que presenta cada niño/a, y que es a la vez tan dispar entre unos y otros. Al encontrarse en un estadio evolutivo diferente, conlleva la necesidad de realizar rutinas y actividades conjuntas y a la vez, prestarles una atención individualizada, personalizada y amorosa, reforzando lo que ya han afianzado y estimulando el posterior estadio que sutilmente se está despertando en ellos/as.

Entiendo la etapa 0-1 como una de las más especialmente sensibles de todas las edades, puesto que los bebés reclaman y necesitan atención constante, ya que son totalmente dependientes del adulto y requieren por parte del educador, de una sensibilidad, unos valores y cualidades afectivas muy significativas a la par que excepcionales. Es una etapa marcada por una mayor aferencia que eferencia de estímulos lo que conlleva una anticipación y una presencia activa en la educación, por delante de las necesidades. Ya que en ocasiones esa respuesta de estímulos no se va a producir por inmadurez sensorio-motriz, siendo necesaria una respuesta anticipatoria por parte del educador/a.

¿Cuáles son tus metas para este año?

Dentro de mis objetivos personales y profesionales está el continuo aprendizaje y seguir aportando a la escuela toda mi experiencia, mis habilidades y conocimientos en el campo de la educación infantil. Por otro lado, pienso que mantener una actitud proactiva hacia el desarrollo, a nivel global, es fundamental, así como forjar fuertes vínculos tanto con los niños/as como con cada miembro del equipo humano que forma el centro. Siendo el objetivo primordial para mi brindar a los niños/as emociones positivas relacionadas con la felicidad, además de transmitirles elevados valores humanos y amor incondicional, ya sea jugando, cantando, experimentando, en definitiva, aprendiendo.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Ituitu es una escuela en la cual la actitud y los valores del equipo humano son brillantes. Volcado e implicado íntegramente en el bienestar y en el pleno desarrollo del niño. Y recalcando la pasión por la educación, con gran capacidad de superación, creatividad e innovación.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Navidad, Fallas, Fin de Curso… ¿Cuál esperas con más ganas?

Me encanta cada celebración que se organiza en la escuela, y aún más el proceso de preparación, tan emocionante. Espero con mucha ilusión el festival de fin de curso puesto que será el primero que vivamos juntos y el trasfondo del mismo , que representa una finalización de etapa con un gran broche de oro,es realmente emotivo y muy especial.

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidir unirte al equipo?

Lo que destacaría del proyecto es que están representados cada uno de los valores con los que concibo la Educación Infantil, en el cual el protagonista es el Niño y la Niña. Me siento identificada con la metodología de aprendizaje, desde una perspectiva integradora, vanguardista, creativa, apostando siempre por la innovación educativa. Un proyecto centrado en el bienestar y el pleno desarrollo cognitivo, sensorial, motriz, social y afectivo- emocional del niño/a.

«Me gusta la forma de trabajo, el respeto que se tiene a cada niño y la ilusión y originalidad con la que se lleva a cabo todo»

Mi nombre es África. Soy valenciana con raíces andaluzas. Soy una persona extrovertida, alegre, muy cariñosa, empática y me gusta ayudar a los demás. Soy madre de una niña de 4 años.

Mi interés por la educación infantil surgió por casualidad ya que yo quería estudiar arquitectura, pero las cosas de la vida me pusieron en el camino de la educación y estaré eternamente agradecida. Trabajar con niñ@s es el trabajo de mi vida. Desde que empecé a hacer prácticas parecía que lo llevaba en la sangre. Me sentía verdaderamente feliz.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a Ituitu?

Siempre he estado en contacto con niños. Mi familia por parte de madre es muy grande y tengo muchos primos. He trabajado de cuidadora, he hecho de canguro los fines de semana, pero realmente mi experiencia en el campo de la educación empezó haciendo las prácticas de auxiliar en el Centro de Educación Infantil Bamby-Abade, donde me quedé a trabajar durante 9 cursos, 2 de ellos auxiliar de aula mientras me sacaba el técnico superior y el resto de tutora de aula de 1 y 2 años. Mientras trabajaba de técnico hice la carrera de maestra y prácticas en el C.P. Padre Catalá, terminando con una nota de sobresaliente. Acabada la carrera, trabajé 4 cursos de maestra en la E.I. Municipal Solc, siendo coordinadora y tutora de aula de 2 años. Después fui directora en la E.I. Gent Menuda durante un curso. Hice un parón en mi vida laboral para ser mamá y después he trabajado como monitora escolar en un comedor escolar con niños de 3 a 6 años durante casi dos cursos, del cual me fui para incorporarme a ituitu.

Tengo bastante experiencia y una visión amplia de la educación ya que he tocado todos los puestos, auxiliar, técnico, coordinadora y directora.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

El balance en ituitu es muy positivo. Ya había trabajado en ituitu antes, durante la escuela de verano del curso pasado y conocía a parte del equipo. Volver a trabajar jornada completa después de haber priorizado la crianza de mi hija durante unos años, no fue fácil pero tras un periodo de adaptación personal, estoy muy contenta con mi decisión. Tanto mis niñ@s como las familias, nos hemos adaptado perfectamente, me gusta mucho la forma de trabajar aquí y estoy muy a gusto con todo el equipo.

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…

Mi clase es RAINBOW, aula de 1 año. Me llevo fenomenal con los peques. Son unos niñ@s maravillosos, cada uno único. Me gustan todas las actividades que llevamos a la práctica ya que la forma de trabajo es muy experiencial y cercana a los niñ@s, siempre teniéndolos en cuenta y respetando sus ritmos y necesidades.

¿Cómo ha sido la adaptación de los niños a tu llegada?

Pues empecé en diciembre y me sorprendió positivamente la rapidez con la que ambos nos aceptamos. Ahora ya me han robado mi corazoncito y todos forman parte de mí. Y por supuesto sus familias también.

¿Cuáles son tus metas para este año?

Mis metas para el resto de éste año es dar lo mejor de mí para que mis niñ@s se vayan desarrollando lo más felices y seguros posibles, a su ritmo y según sus intereses.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Destacaría su capacidad de trabajo, colaboración y creatividad. ¡Es un gran equipo, muy trabajadoras y buenas compañeras! Y sobre todo, destacaría el cariño que tienen por todos y cada uno de los niñ@s del cole!

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál te ha gustado más y cuál esperas con más ganas?

De momento, he vivido Navidad y Carnaval y me han encantado, así es que… ¡ya estoy esperando la siguiente fiesta! Pero la que me hace mucha ilusión vivir es la de Halloween.

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

En realidad, fueron ellos los que se decidieron por mí, pero me gusta todo el centro en su conjunto. La forma de trabajo, el respeto que se tiene hacia cada niñ@, las compañer@s y la originalidad e ilusión con la que se lleva a cabo todo.

 

«El juego libre es la mejor herramienta para conocer las capacidades de cada niño»

Lleva solo unos meses con nosotros pero su constancia y simpatía le han convertido en una pieza imprescindible del equipo ituitu. Hoy charlamos con Jordi, profesor de apoyo en «The stars» y «The city».

Haznos una breve descripción de ti mismo y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Me llamo Jordi, soy de Valencia y tengo 23 años. Soy Técnico Superior en Educación Infantil. Tuve la suerte de poder hacer las últimas prácticas en ituitu. También he estudiado música durante más de 12 años y mi instrumento principal es la trompa.

Durante mis años de estudio siempre soñaba con ser profesor de música, sin embargo, cuando llegué a bachillerato me decidí por la rama tecnológica y mis preferencias cambiaron.

Pero no fue hasta que tuve la oportunidad de dar clases extraescolares que recuperé el interés por la educación y fue entonces cuando decidí matricularme en el Superior de Educación Infantil.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Trabajé un año entero dando clases extraescolares a niños de 4 años en un colegio británico. Además, durante mis estudios dedicaba las tardes a dar clases particulares a niños y niñas más mayores, ya estaban en la ESO.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Muy positivo. Me he adaptado casi a la perfección, me llevo genial con el resto de compañeras y estoy super cómodo trabajando aquí.

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles gustan más y cuáles menos…

Como auxiliar, doy apoyo en dos aulas. En el aula de Elena, “The stars”, con niños de 1 año y con Estefi en “The city”, que es de 2 años.

Con los niños me llevo genial. Los primeros días de clase fueron los más difíciles, ya que no me conocían del curso pasado, pero poco a poco me he ido haciendo a todos y ahora ya ¡me llevo genial con ellos!

De entre todas las actividades que llevamos a cabo durante la semana, la que más les gusta es el juego libre. El juego libre es nuestra mejor herramienta para conocer verdaderamente las capacidades de cada niño y niña, pues podemos observar lo que van aprendiendo. Otra actividad que les encanta es la música y ¡a mí también, claro!

Las actividades que menos gustan, sobre todo a los más pequeños, creo que dependen de cada uno. Por ejemplo, los hay que no toleran la pintura de dedos u otros que no aguantan los gomets.

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

Creo que me esperaba una adaptación más caótica. Sin embargo, ha sido bastante cómoda. En el caso de la clase de dos años, The city, ha sido impresionante. A los “veteranos” se les ha nota mucho y los que se han incorporado nuevos han tardado muy poco en adaptarse. Los de un año tardaron un poco más en adaptarse… ¡pero ya estamos genial!

¿Cuáles son tus metas para este año?

Disfrutar y aprender. Es mi primer año trabajando a tiempo completo y aún tengo mucho que aprender. Me gustaría acabar el curso estando preparado para llevar todo lo que implica estar al frente de un aula.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Su profesionalidad y el cariño con el que me acogieron desde el primer momento. Si tienen que corregirme para mejorar en algo, lo hacen y si tienen que felicitarme por lo que sea, también. Sin este equipo, el trabajo no sería lo mismo.

A lo largo del año organizamos varias fiestas:  Navidad, Fallas, fin de curso…  ¿Cuál esperas con más ganas?

La verdad es que he tenido la oportunidad de participar en la fiesta de Halloween y el nivel de compromiso y la calidad del resultado ha sido impresionante. Tengo muchas ganas de ver y participar en todas las fiestas, pero sobre todo Navidad.

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Espacialmente, el centro me parece una pasada. Cuando entré por primera vez y vi el patio, me quedé asombrado. Tanto el patio como las aulas tienen una distribución por rincones que me parece esencial para la educación. Para mí, la organización y dotación del entorno es uno de los atractivos principales de ituitu.

«La Escuela de Familias de ituitu me ha enseñado a recordar que los niños son niños y que hay que ayudarles a gestionar sus emociones»

La Escuela de Familias de ituitu termina su primer curso y para celebrarlo inauguramos una nueva sección en el el blog: #familiasituitu. En ella entrevistaremos a padres y madres que están participando en la Escuela de Familias para que nos cuenten su experiencia. La primera en hacerlo es Alejandra Bau, a la que agradecemos desde aquí su tiempo y su generosidad. 

Me llamo Alejandra Bau, tengo 35 años y soy mamá de dos niñas. Sofía tiene 3 años y medio y Jimena casi 7 meses.

Soy Arquitecto Técnico y trabajo como autónoma para un gabinete pericial, propiedad de mi familia, así que, encantada, comparto despacho con mi hermana pequeña y mi padre.

Me apasiona la música, el yoga, viajar y cuidar a mis amigos, pero por encima de todo, me encanta compartir el tiempo con mi familia, con mi marido y mis pequeñas, cualquier plan es bueno si estamos los 4 juntos.

Soy una persona alegre y positiva, generosa y muy leal, con unos principios muy sólidos sobre la igualdad y la empatía, que todos los días trato de transmitir e inculcar en mis hijas. Da miedo en lo que se está convirtiendo el mundo. Creo que es muy necesario mucho más amor y comprensión, y entre todos tenemos que conseguir como sea mejorar las cosas. Creo que los niños son clave en esta dura tarea.

¿Cuáles crees que son los principales retos a los que te enfrentas como madre en tu vida cotidiana? ¿Qué cosas de la paternidad te resultan sencillas y cuáles complicadas?

Todos los días son un reto como madre para mi pero aprendo tanto! Ellas me enseñan mucho más a mí que yo a ellas.
Me resulta complicado conciliar todas “mis facetas” (madre, mujer, esposa, amiga), y añoro la improvisación, pero me compensa increíblemente. La verdad que mis peques son buenísimas y nos dan muchas facilidades, además del gran apoyo familiar del que disponemos.

¿Qué elementos te han influido más a la hora de definir tu estilo de maternidad? ¿Cómo lo describirías?

Claramente, mis padres son mi inspiración. Los valores que compartimos en mi familia me han definido siempre en todos los aspectos, y ahora también como madre.
También me ha influido mucho el colegio en el que estudié, Escuela 2, donde aprendí grandes premisas de vida que tengo en cuenta todos los días (por suerte, Sofía empieza en este mismo cole en Septiembre)
No sé muy bien cómo describiría mi estilo de maternidad, quizá un poco permisiva, pero basada en el amor por encima de todo. Comparto muchas ideas de la disciplina siempre en positivo, no soy partidaria de los premios ni de los castigos. Mi máxima es que mis hijas estén sanas y sean FELICES, eso es lo más importante para mí, que confíen en sí mismas y sean valientes.

¿Qué te motivó a apuntarte a la Escuela de Familias? ¿Tenías un objetivo concreto? ¿Crees que lo has conseguido?
Me interesa mucho la educación, leo muchas publicaciones sobre el tema, pedagogía blanca, positiva, Montessori, etc, así que pensé que sería muy interesante recibir directamente la información. De hecho, tengo una conocida psicopedagoga y alguna vez que he tenido alguna dificultad concreta, me he tomado un café con ella para comentárselo y conocer su opinión.
Con Sofía, que tiene 3 años, muchas veces me enfrento a situaciones complicadas (rabietas, mal comer, frustración, etc), y me interesaba adquirir herramientas para gestionarlas.
No es que haya acabado la escuela y ahora sea una madre perfecta pero he sacado muy buenas ideas que pongo en práctica y nos funcionan.

¿Qué sesiones destacarías? ¿Cuál fue la que más te gustó? ¿Cuál la que menos?
Todas me han parecido interesantes, me gustó especialmente una actividad sobre la cantidad de necesidades que tienen nuestros hijos y que es nuestra misión atender y suplir.

¿Te ha ayudado a mejorar tu relación con tus hijos? En caso afirmativo, ¿puedes contarnos algún caso concreto en que hayas notado esa mejoría?

Yo creo que sí, me ha ayudado especialmente procesar que la educación ha de llevarse a cabo mediante amor y firmeza a partes iguales, así como a “recordar” que los niños son niños y hay que enseñarles a gestionar sus emociones. Tener presente sus carencias me ayuda a estar más relajada en esas situaciones difíciles de las que hablaba, a tener más paciencia (aunque a veces, desde luego se me agota).
Y dos simples detalles que me han ayudado mucho: instrucciones cortas y concisas, y dichas cerca del niño.

Si tuvieras que resumir las cosas que has aprendido en la Escuela de Familias en un par de frases, ¿cuáles serían?

Educar con amor y firmeza.

Después de la experiencia de este año, ¿recomendarías la Escuela de Familias a otras personas?

Por supuesto, es muy interesante. Además, compartir experiencias con otros papás y mamás siempre enriquece.

 

 

«ituitu es una escuela distinta a las demás»

Haznos una breve descripción de ti misma y de cómo nace tu interés por la educación infantil.

Mi nombre es Paloma y tengo 23 años. Soy graduada en Educación Infantil y Educación Primaria con la mención en lengua inglesa en la Universidad Católica de Valencia y actualmente estoy cursando un Máster en Gestión y Dirección de centros educativos en la Universidad Cardenal Herrera-CEU.
Cuando acabé Bachiller la verdad es que no tenía muy claro hacia donde encaminar mis estudios y finalmente decidí empezar la carrera de Derecho, pero me di cuenta de que ese grado no me hacía feliz y pensé: ¿y por qué no Magisterio? Tengo pasión por los niños, me encanta estar con ellos, aprender con ellos, reír y jugar con ellos y sobre todo poder enseñarles un poquito de lo que yo sé y que ellos me enseñen a mi. Así que decidí cambiar y empezar PIMM (así es como se llama el grado que he hecho) y la verdad es que es la mejor decisión que podría haber tomado nunca porque desde el primer día me di cuenta de que ese cambio me iba a hacer plenamente feliz. Y así es.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?

Mi experiencia en Educación comienza cuando estaba en primero de Bachiller que estuve haciendo un voluntariado, aquí en Valencia, por las tardes con niños, ayudándoles con los deberes, jugando con ellos, etc.
Después, en el verano que yo cumplía 18 decidí irme a Sudáfrica de voluntariado también a vivir la experiencia y poder dejar allí lo mejor de mí. Desde bien pequeña sabía que quería hacer esto, pero me exigían la mayoría de edad, así que nada más cumplirla hice mi sueño realidad y cogí mis bártulos y puse rumbo a Ciudad del Cabo. Fue una experiencia preciosa que, sin duda, quiero volver a repetir dentro de poco.
Además de esto, durante la carrera he tenido el privilegio de hacer prácticas durante los cuatro años todo el curso. Comenzaba en septiembre y acababa en mayo y he podido estar en cuatro colegios distintos viendo cómo se trabajaba y aprendiendo un sinfín de cosas. En cuarto de carrera tuve la suerte de poder irme de Erasmus a hacer prácticas y mi destino elegido fue Finlandia. Pasé allí cinco maravillosos y fríos meses que me han hecho aprender muchísimo sobre educación…

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?

Comencé en la escuela en septiembre así que la verdad es que llevo poco tiempo, pero de momento, estoy viendo que es un centro donde se le da mucha importancia a los niños y a que aprendan jugando y vayan desarrollándose poco a poco como personas. Mi balance es positivo, cuando me preguntan siempre digo que “no es la típica guardería” donde la titular del aula dirigen a los alumnos y todos deben hacer siempre lo mismo. Es un centro donde todo el material está al alcance de los niños y está muy bien organizado y estructurado para que se vayan desarrollando todas las capacidades de los alumnos y esto me parece magnífico. Están en la edad donde se van a comenzar a asentar las bases de las personas que van a ser en un futuro y si estas bases no están bien asentadas, ¿de qué sirve todo lo que viene después?

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…

Mi función es de auxiliar en inglés. Estoy como auxiliar en dos de las clases de un año, pero también programo y hago con ellos las actividades en inglés. La verdad es que estoy muy contenta de ver cómo está siendo su evolución desde principios de curso. Al comenzar, en septiembre, cuando les hablaba, cantaba o hacía actividades con ellos en inglés casi no me entendían, pero ahora es increíble ver cómo van absorbiendo todo y cómo se vuelcan cada vez más y entienden todo aquello que les digo. Hago con ellos actividades de todo tipo: manualidades, canciones, lectura de cuentos, trabajo con ellos los distintos aspectos de su persona: sus partes del cuerpo, sus emociones, etc. Yo creo que lo que más les gusta a ellos es cantar y bailar, ya se están aprendiendo todas las canciones y también las coreografías.

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?

La verdad es que el mes de septiembre fue el más duro de todos. Hasta que los pequeños no empiezan a acostumbrarse a venir a la escuela, no van cogiendo los hábitos y las rutinas es todo un poco caótico. Una vez pasa ese mes ya empieza a ir todo más rodado. Hay que tener en cuenta que para nosotras también es complicado todo hasta que vamos conociendo a los alumnos y viendo cómo son y cómo hay que tratarlos en cada momento. Septiembre es un mes de toma de contacto y donde se empiezan a forjar todas las relaciones entre los niños y de ellos con el adulto.

¿Cuáles son tus metas para este año?

Cuando empecé en ituitu mi propósito era aprender y lo sigue siendo a día de hoy. Creo que la etapa hasta los tres años es un periodo muy bonito y muy gratificante porque los niños evolucionan a la velocidad de la luz y ver todos los progresos que van haciendo poco a poco me parece tremendamente satisfactorio.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?

Creo que las palabras clave son cohesión y trabajo en equipo. Todas trabajamos a una y nos ayudamos y apoyamos muchísimo. Desde el día en que entré me di cuenta de que las compañeras con las que iban a trabajar están tremendamente cualificadas y su grado de experiencia es muy alto. Son unas personas muy creativas, con gran cantidad de ideas y muy volcadas en su trabajo, se ve que viven por y para los niños.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso…¿Cuál esperas con más ganas?

La verdad es que carnaval me pareció una fiesta genial. Vernos a todos disfrazados, con ganas de bailar juntos, el patio de la escuela tan bonito decorado y el colofón final de salir todo el centro a dar la vuelta a la manzana cantando y con los instrumentos me pareció divertidísimo. Ahora tengo ganas de ver cómo será la de final de curso que he oído hablar muy bien de ella 😉

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Quería centrarme en la etapa 0-3 y empecé a indagar en Internet sobre los centros de Educación Infantil de Valencia y entonces fue cuando encontré a ituitu. Me pareció una escuela con un aire distinto a las demás, con un proyecto de educación muy bonito y donde el niño era el protagonista principal de su propio aprendizaje. Estoy feliz de poder aportar mi granito de arena aquí.

«Mi objetivo es seguir entendiéndome y comunicándome con los más pequeños de la forma más efectiva y respetuosa posible»

Mi nombre es Marta, Arquitecta Técnica de formación inicial, que descubrió su vocación por la educación infantil y el maravilloso mundo de los niños tras ser mamá en Londres, donde viví durante 7 años. Tras ser madre, como nos ocurre a todas las que lo somos, mi vida dio un giro de 180º. Empecé a tener contacto con diferentes metodologías como Montessori, Waldorf, y algunas otras que, en Inglaterra están bastante generalizadas y que aquí en España, según observaba en mi entorno familiar, de amigos y conocidos, eran, en mi opinión, demasiado desconocidas.

Ese momento supuso un punto de inflexión en mi vida. Como se suele decir, me lié la manta a la cabeza y ya con 30 primaveras decidí dejar un trabajo estable, con un salario bastante decente y apostar de lleno por la educación infantil, con la firme creencia de que otra educación es posible. En la actualidad estoy terminando Técnico Infantil, soy Asistente Montessori y Educadora de aula en Disciplina Positiva. Y, sobretodo, doy gracias a mi familia por el apoyo que me brindan porque no es nada sencillo empezar de cero y con dos mochilas, que es como llamo a mis peques.

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?
Durante mi baja de maternidad en Londres (1 año), iba muy a menudo al Children Center, donde aprendí mil y una maneras de fomentar el desarrollo sensorial de los peques. Más tarde a través de la Nursery (escuela infantil) donde los papis podíamos entrar en cualquier momento, a la vez que empezaba mi blog “Mami, juega conmigo” sobre actividades caseras para hacer con nuestros niños en casa.

A partir de 2015, que es cuando nos instalamos en Valencia de nuevo, tuve la suerte de trabajar temporalmente en una escuela Montessori, donde pude conocer su filosofía de primera mano. Por último, he estado compaginando mis estudios y mi papel de mami multitarea con mi trabajo como profesora de inglés para niños en diferentes escuelas de verano.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?
Éste es mi primer año en la escuela y el balance es muy positivo. No paro de aprender cosas, así que… ¡genial!

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…
Trabajo como auxiliar y he estado apoyando en las 3 clases de 1 año. Con la llegada de nuevos alumnos ahora estoy con Stefi con los niños de un año y con Elena en la clase de los bebés. Los conozco muy bien a todos, podría decir una peculiaridad de cada uno, ninguno es igual, son tan únicos!
Me ilusiona mucho cada vez que he llevado a cabo alguna actividad con ellos (aunque mis funciones como auxiliar me dejan poco tiempo para interactuar más) me encantan las manualidades y todo lo que tenga que ver con messy-play y art-craft, así que estoy en mi salsa!!

¿Cómo está siendo la adaptación de los niños en este inicio de curso?
Los primeros días del curso fueron difíciles para los niños y también para mí, porque me sabía muy mal ver que los pequeños echaran de menos a sus mamás, papás… pero a los pocos días todo era una fiesta, el patio pasó de ser un mar de lagrimas a estar todos bailando ‘5 little monkeys’.

¿Cuáles son tus metas para este año?
¡Sigo en modo esponja! Crecer personal y profesionalmente, hacer mío todo lo que me gusta de cada una de mis compañeras, la experiencia es un grado.
Por supuesto no solo se aprende de los adultos, quiero seguir entendiendo y seguir comunicándome con los más pequeños de la manera más efectiva y respetuosa posible, y finalmente, por supuesto aportar mi granito de arena a esta gran familia.

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?
Es una escuela cuyos valores y filosofía de educación totalmente alineada con el concepto de escuela que yo tengo.
Y, en general, el equipo que lo integra, desde Cristina, siempre tratando de mejorar esta escuela hasta cada una de mis compañeras, las cuales veo día a día como se dejan la piel en su trabajo.

A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso… ¿Cuál esperas con más ganas?
¡Todas! ¿Por qué escoger una?

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?

Cuando descubrí Ituitu fue gracias a las redes sociales y a una charla que daban en la escuela sobre inteligencias múltiples, a la cual me apunté, conocí la escuela y la renovación en el ámbito educativo que están llevando a cabo, así que me quedé con el nombre! 🙂

«Mi vida siempre ha girado en torno a los niños»

Me llamo Elena, estudié psicología y me especialicé en el campo de la psicología educativa y la clínica infantil. El contacto con los niños me hizo desear tener otro tipo de contacto con ellos, más del día a día, y eso me llevó a estudiar Educación Infantil.
Soy madre de dos niñas que cada día me descubren una nueva forma de ver el mundo. Es maravilloso poder ver el mundo desde la perspectiva de los niños… ¡imagínate si además trabajas con ellos!

¿Qué experiencia has tenido en el campo de la educación antes de incorporarte a ituitu?
Mis estudios de psicología me llevaron a trabajar como psicóloga educativa en diversos centros, posteriormente estuve como voluntaria dos años en la Fundación Asindown realizando sesiones de estimulación temprana con bebés. Es un trabajo maravilloso y realmente estimulante.
A partir de ahí empecé a trabajar como profesora de inglés con los grupos de infantil en diferentes coles. Como verás mi vida siempre ha girado en torno a los niños.

¿Qué balance haces del tiempo que llevas en la escuela?
Llevo en Ituitu desde septiembre. No es demasiado tiempo pero trabajar en lo que te gusta y ver como los niños te reconocen es fantástico. Así que el balance ha de ser bueno

¿En qué clase estás? ¿Cómo te llevas con los peques? Cuéntanos un poco cómo son, qué actividades haces con ellos, cuáles les gustan más y cuáles menos…
Yo estoy en el aula de bebés. De momento solo hay dos pero en las próximas semanas nuestra pequeña familia crecerá y tendremos el aula completa. Aunque parezcan muy pequeños es en estos momentos cuando todo  comienza. A estas edades el aprendizaje es fundamentalmente sensorial, así que las actividades que realizamos se basan en el desarrollo de todos los sentidos, el tacto, el oído, la vista, el desarrollo psicomotriz, el lenguaje, la relajación a través de masajes… todo ello se trabaja en clase mediante actividades ajustadas a su punto de maduración, porque no podemos olvidar que cada niño evoluciona a su propio ritmo.

En todos los casos se da especial importancia a la adquisición de la lengua y el inglés es utilizado en todas las actividades que se realizan en el aula.
En general las actividades musicales y las experimentales son las que más suelen gustarles. Las canciones y trastear con los instrumentos nunca fallan

¿Cómo ha sido la adaptación de los niños durante esta primera parte del curso?
Muy buena. Los bebés son los que menos se extrañan y eso facilita mucho el proceso. Por otro ladom los padres también ponen mucho de su parte para favorecer que los niños cambien sus rutinas y se adapten lo antes posible. Así que es un trabajo en equipo.

¿Cuáles son tus metas para este año?
Todo avance es un logro cuando hablamos de bebés. Mi meta es que crezcan felices y seguros, y celebrar con ellos y sus padres cada nuevo logro

¿Qué destacarías del equipo de ituitu?
Se respira muy buen ambiente. Hay ratos para todo y los de risa son geniales
A lo largo del año organizamos varias fiestas: Halloween, Navidad, Fallas, fin de curso…

¿Cuál esperas con más ganas?
Las navidades sin duda. Son fiestas muy entrañables y cuando hay niños, además son mágicas

¿Qué es lo que te atrajo del proyecto de ituitu para decidirte a unirte al equipo?
He seguido a Ituitu desde que abrieron. Es un centro en el que prima la innovación y el buen hacer. Me gusta su forma de trabajar y cómo se involucran con los niños y sus familias. Ya desde fuera me gustaba. Siempre me hizo especial ilusión trabajar aquí.